SasuSaku Is Love

Aprendiendo a ser Padres

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aprendiendo a ser Padres

Mensaje por Andre Neko-Dark el Mar Jun 18, 2013 12:22 am

Titulo del fanfic: Aprendiendo a ser Padres
Autor/a: Andrea Shimizu; Shimizublack; Andre Neko (tengo muchos Seudónimos) (?)
Género: Romance; Drama; Comedia.
Clasificación: +16.
Advertencias: Lemon, Lime, palabras subidas de tono; groserías.  
Serie: Naruto.
Resumen: La adolescencia es la etapa donde las hormonas están completamente alborotadas, intentas ir contra tus padres y llevarte por delante absolutamente todo. Sakura Haruno se cansa de vivir una vida cotidiana y monótona y decide acompañar a sus amigas a un bar, pero… conoce a Sasuke Uchiha y terminan por romper el tabú de los adolecentes; un embarazo no deseado.
Disclaimer: Naruto es un manga ilustrado por el dios Masashi Kishimoto, te rogamos Kishimoto porque cumplas todas nuestras metas en crear un final digno y emocionante para Naruto (?) Todos los personajes le pertenecen a Kishimoto excepto algunos que son creación propia.
Parejas Principales: Sasusaku (Sasuke Uchiha and Sakura Haruno)
Parejas Secundarias:
Kibatema (Kiba Inuzuka and Temari No Sabaku); Naruhina (Naruto Namikaze and Hinata Hyuga); Suikarin (Suigetsu Hozuki and Karin Uchiha); Shikaino (Shikamaru Nara and Ino Yamanaka); Gaasuko (Gaara No Sabaku and Ritsuko Okita); Itami (Itachi Uchiha and Izumi Kimura); Kakamaki (Kakashi Haruno and Tamaki Tsukamoto); NejiTen (Neji Hyuga and Tenten Jiang); Jimiko (Jian Jiang and Fumiko Saeki)
[b+Anuncios:[/b]

—Hablan los personajes.

( . . . ) Aclaro algunas ideas.

Pensamiento de los personajes

Hablan por teléfono.



.:::.

.::.

.:.

"¿Es un error?, o una hermosa luz cegadora"

.:.

.::.

.:::.

Prologo.


Hace exactamente cinco años atrás estuvimos en las mismas posiciones; tú huiste de tu casa para aliviar el dolor de la pérdida de tu padre y yo me sentía frustrada con mi familia. Desde ese día muchas cosas comenzaron a cambiar, un año después nos volvimos a reunir pero esta vez con un tercer miembro y ahora… ni siquiera esa niña te puede ver completamente por tu estado—una chica de unos veintitantos años de edad se encontraba sentada delante de una camilla sujetando una mano suavemente, sus ojos se veían hinchados y en su mente aquellas palabras todavía estaban rondando.

La chica levanto la vista observando el rostro de su esposo, su amigo e incluso de la persona que más ha amado en este mundo, sus manos temblaban sujetando la ajena, sintiéndose impotente sin poder hacer algo para ayudarlo.

—Lo siento, Sasuke… sin tan solo, tan solo hubiera estado contigo, como todos los años —dijo cerrando sus ojos evitando que mas lagrimas cayeran, pero era imposible las lagrimas seguían cayendo y sus ojos cada vez se colocaban mas rojos, la mujer trato de limpiar sus lagrimas pero se detuvo al tener una mano detrás de ella.

—Necesitas descansar, Sakura —detrás de ella un hombre ya adulto, de unos treinta y tantos años de edad se encontraba cruzado de brazos, quito levemente un mechón del cabello de la mujer y se agacho para abrazarla por los hombros —. No has dormido en tres días, Nozomi está preocupada.

—Lo siento… ya no soporto más esto —susurro mirando al chico en la camilla y apretar mas la mano del ajeno apretando sus ojos fuertemente — ¿Qué hago?... Nii-san… ¿Qué puedo hacer? —el hombre mordió su labio y abrazo por su espalda a la hermosa mujer, esta se aferro por una mano en las de su hermano y la otra sujetaba con suavidad la mano del pelinegro.

—Ese bastardo siempre te regañaba cuando llorabas, ¿Qué va a pensar ahora que te vea en esa forma? —La chica seco sus lágrimas y le sonrió dulcemente a su hermano mayor, sin soltar la mano de su esposo, su hermano bajo la vista y sonrió un poco —. Sakura, vamos… come un poco por lo menos, no solo me preocupas tu —el hombre la miro con una pequeña sonrisa, y esta asintió soltando levemente la mano de chico.

—Ya regreso, Sasuke —susurro por lo bajo con una pequeña sonrisa de tristeza en sus labios.

Japón – Konoha / Casa de los Haruno || 5 de la tarde.

Hay un pueblo cerca de Tokyo que es conocido como Konoha. En este hermoso y brillante pueblo en donde las familias adineradas y las no adineradas viven alrededor de todo este lugar, en este lugar existen desde los mejores médicos hasta los mejores administradores de todo Japón, es un lugar donde la mayoría de personas se conocen entre sí y los vecinos son completamente sociable, bueno algunos.

Existen dos escuelas reconocidas, "École Privée deKonoha" una escuela privada francesa donde los hijos de los más grandes socios de la ciudad estudian en ese lugar, no existen las becas y la gente con más dinero, mientras que la escuela pública "KonohaPublic School" donde no es necesario pagar. Los estudiantes de las dos escuelas suelen evitarse cuando tienen los uniformes pero cuando se los quitan al parecer se unen para hacer las mejores fiestas de la ciudad.

Centrándonos en la historia, en una pequeña casa de un solo piso de color blanca completamente con el techo de un color grisáceo, con una pequeña puerta de madera y tres ventanas bastante hermosa, tenía un pequeño camino hasta la acera y un pequeño jardín con varios arbustos a los alrededores.

Nada en esta familia cambiara—fue el pensamiento de una chica sentada en el escritorio de su habitación, mostrándose fastidiada e incluso aburrida de que todos los días fuese exactamente igual —. Se levantan y discuten, comen y discuten, hace alguna tontería y discuten, entre mas pasa y pasa el tiempo a parte de las deudas discutir entre ellos es pasarse de la raya —un pequeño suspiro sale de sus labios y guarda todos sus cuadernos en el bolso.

— ¡Sakura! ¡La comida esta lista!

—Enseguida voy —dijo hablando lo más normal del mundo, una hermosa y fina voz salió de los labios de aquella chica, se levanto de la mesa colgando su maleta en la silla y cruzando sus piernas dispuesta a salir por la puerta.

Era una hermosa chica de unos dieciséis años de edad, era de un tamaño promedio no tan grande pero tampoco tan pequeña; con un flequillo un poco largo cubriendo su frente dividido solamente en el medio con algunos cabellos regados, y en la parte de atrás lo tenía largo hasta la espalda. Su color de cabello era un poco extraño de un hermoso color rosa chicle, sus ojos eran grandes y un poco afilados de color verde, mas sin embargo se podrían definir como jade. La chica tenía un cuerpo un poco formado para su edad, sus caderas eran anchas y su cintura un poco delgada, mientras que sus senos eran de un tamaño promedio y su trasero de igual forma, lo que la hacía ver hermosa eran sus gruesas y gomosas piernas.

Vestía un sencillo vestido de color rosa, con unas zapatillas del mismo color y su cabello estaba recogido en una alta coleta.

— ¡Si no te apuras, monstruo! ¡Me comeré toda tu comida! —Escucho una voz masculina, presentía mentalmente que era su hermano, así que salió de su habitación con paso firme y volteo a ver al causante de aquellas palabras con el ceño fruncido —. Oh, ha salido con esa amenaza.

—A diferencia de ti, yo tengo tareas que hacer —dijo cruzándose de brazos.

El chico era bastante alto y se notaba por la forma en la que estaba sentado, cruzado de brazos y con los palillos en la boca, tenía su mirada levantada hacia su hermana dejando que sus plateados ojos la atravesaran, el chico movió sus flequillos ondulados por su frente dejando ver un plateado caer libremente por estos mientras seguía manteniendo aquella mirada y sonrisa arrogante en su rostro, de un cuerpo musculoso y un torso bastante formado. Vestía un jean de color azul oscuro y un suéter negro.

—Sí, sí solo das escusas baratas. Hermanita.

— ¿Pueden callarse los dos?, van a dar el resultado de la lotería —comento un hombre mayor sentándose en una de las sillas.

El hombre era el más alto de la casa, de un cabello corto de color plateado casi llegando a blanco, con unos ojos rasgados de color jade, el hombre de piel canela y mirada fría e intimidante miraba el televisor agarrando un papel fuertemente con su mano, mientras que la persona que servía su comida era una mujer de una estatura promedio con el cabello ondulado y de color rosa de grandes ojos plateados colocaba la comida de cada uno y se sentaba en su puesto.

— ¿Eh?... Arroz rojo — susurro y pensó la pelirosa al ver el plato de la comida de su casa, levanto la mirada viendo todos los platos que estaban en la mesa —. ¿Qué estamos celebrando, madre? —pregunto en un susurro a la mujer que había tomado su puesto en la mesa.

—Que nos hemos ganado la lotería —dijo la mujer sonriendo.

Todavía no han jugado la suerte —pensó con una gota de sudor mirando de reojo a su padre que estaba pendiente de la televisión, la chica suspiro y abrió sus labios antes de decir cualquier cosa —. Itadakimasu —dijo cerrando sus manos con sus palillos y comenzando a comer.

Por otro lado el hombre de la lotería comenzó a hablar, los tres comenzaron a prestar atención mientras el hombre que sostenía fuertemente su papel comenzó a desesperarse, el presentador iba diciendo los números uno por uno y el hombre que sostenía el papel se iba levantando de la postura de victoria.

— ¡Bien! ¡El premio mayor! ¡Y los números son! —el hombre miro el sobre y levanto su vista hacia el televisor —. 4-5-7-2-7-2-7-9-4-7-1 —deletreaba el hombre.

— ¡Lo he ganado! ¡Tenemos el premio gordo! —grito el hombre saltando de la mesa completamente contento, el papel comenzó a volar por el cielo y cayo delante de los ojos de la pelirosa que sin creerlo leyó de nuevo los números.

—No es así —dijo ella, los tres miembros de la familia la miraron frunciendo el ceño.

— ¿Qué quieres decir Sakura? —exigió su padre.

—Escucha Padre, el número de tu lotería es 4-5-7-2-7-2-7-9-4-7-2 —dijo la pelirosa deletreándolo de nuevo, los miembros se acercaron confirmando lo que estaba diciendo la chica y abrieron sus ojos como plato para luego mirar hacia el televisor.

—Entonces… ¡Has comprado un billete de lotería inservible! ¡Mujer! —le grito a su señora que frunció el ceño y golpeo con sus palmas la mesa.

— ¡Tu eres el inservible! ¡Te pregunte cual iba a ser el número de la suerte y me diste ese! ¡Si hubiera comprado el que yo quería hubiéramos ganado! ¡Bastardo!

La pelirosa se levanto de la mesa haciendo una reverencia y llevando los platos hasta el fregadero, con sus ojos cerrados y su mirada en este sitio mientras lavaba lentamente su plato y el de su hermano que lo coloco encima del de ella.

— ¿Vas a salir? —le pregunto el chico al verla.

—Sí, Tema me dijo que llegara a su casa en la noche, creo que vamos a celebrar en su casa con Gaara y los chicos de nuestro nuevo año en la preparatoria —le dijo con una pequeña sonrisa.

—Regresas temprano, ¿vale?

—Me quedare en su casa —le dedico una pequeña sonrisa mientras mordía su labio —. No quiero regresar en la noche luego de presenciar eso —dijo viendo a sus padres discutir, la chica lanzo un largo suspiro de sus labios y su hermano desordeno sus cabellos.

—Cuídate, monstruo —le dijo con una sonrisa. La chica golpeo su estomago y se dirigió a su habitación, dejando al chico sin aire y con sus platos en la mano mientras soltaba una harta de maldiciones hacia su pequeña hermanita.

Casa de los Sabaku No || 8 de la noche.

La pelirosa se encontraba en la gran habitación de una hermosa rubia de cuatro coletas, mirando a su amiga que se estaba arreglando divertida, mientras charlaban diversas cosas. La rubia realmente era hermosa, era alta y de un cuerpo bastante definido y agraciado, senos grandes y cintura pequeñas, sus caderas estaban bastante bien y su cuerpo era hermoso, sus ojos eran de un hermoso color verde oscuro, vestía un vestido ajustado a su cuerpo de color rojo y con sus piernas gruesas y elegantes le hacían ver realmente maravillosa, se termino de acomodar las coletas y decidió seguir con el maquillaje en su rostro.

La pelirosa seguía por otra parte perdida en sus pensamientos, mientras apretaba fuertemente sus manos, y bajaba la mirada.

— ¿Lo típico de siempre? —pregunto la rubia caminando hacia ella y sentándose delante mientras tomaba las mejillas de la pelirosa que asintió —. Ya es suficiente Saku, tus padres van a acabar tanto con tu hermano y contigo, cuando quieras ver tendrán montones y montones de deudas pendientes. ¿Es que Rikyu no piensa ayudar en la casa?

—No es eso —dijo negando —. Ri-niisan siempre lleva dinero a la casa y se lo da a ahorrar a mama pero resulta que ella…

— ¿Lo uso todo en ropa? —la chica asintió y la rubia la abrazo —. Sabes, deberías hablar con Rikyu y decirle que abra una cuenta de ahorros en el banco y que todo lo vaya depositando ahí, los intereses del banco son bastante buenos entre más dinero ahorres más crece tu cuenta bancaria.

—Ya lo hizo…

— ¿Eh?

—Mama creó una cuenta falsa a su nombre… y ahora deben más de un millón de yenes, todo lo que está ganando va para esa cuenta para borrar absolutamente todo los rastros de mala paga que tiene en esas cuentas y en el banco, ya ninguno le hace prestamos.

La rubia sonrió tristemente escuchando lo que su mejor amiga le estaba diciendo, la abrazo lentamente sujetando su cabeza contra su pecho mientras escuchaba a la chica llorar en silencio, sus ojos se cerraron de la misma forma, la entendía de alguna manera. Ella vivía con sus dos hermanos porque sus padres los abandonaron cuando eran pequeños, Kankuro su hermano mayor se hizo cargo de ella y de Gaara. Ahora mismo Kankuro trabajaba para pagarle una vida honrada a los dos, pero Temari también trabajaba al igual que Gaara, a diferencia de ellos dos Sakura era un poco torpe para algunas cosas y realmente era buena solo para los deportes y las tareas asignadas, era la chica perfecta pero por algunas cosas podría salir con torpezas.

Recordaba la última vez que tumbo completamente un estante en el supermercado, despidiéndola enseguida; pero a pesar de eso esa chica tenía un aura que enamoraba a todos, el jefe la despidió pero igual le dio algo de dinero por las horas trabajadas.

— ¡Ya se! —dijo levantándose y golpeando la palma de sus manos —. Kankuro se tiene que quedar en la universidad por algunos trabajos y Gaara llegara tarde por el trabajo de la tarde que es hasta las 10 de la noche, ¿te gustaría ir a beber algo conmigo a una disco?, pensaba ir sola pero ahora que recuerdo estamos las dos completamente solas.

—Tema, somos menores de edad.

—No te preocupes por eso —dijo guiñándole un ojo divertida, la chica trago seco y bajo la mirada era cierto, era mentira lo de la fiesta pero era cierto que su amiga quería irse de fiesta ella sola como solía hacer, no quería regresar a su casa, no esa noche.

—Está bien —dijo decidida, pero luego bajo la mirada mordiendo su labio inferior —. Pero Tema… no tengo nada de ropa.

—Eso es lo de menos querida, Temari-sama tiene un montón de ropa para usted —dijo con pose heroica haciendo reír a la pelirosa que comenzó a soltar una carcajada seguida de otras —. Por fin has reído el día de hoy, Sakura-chan —pensó Temari con una sonrisa —. Llamare a Shika y a los chicos, luego de sus trabajos que lleguen a la disco —dijo la rubia con una sonrisa tomando su teléfono.

—Gracias, Tema —le dedico una gran sonrisa y la mujer se la devolvió guiñándole un ojo.

Discoteca "Lucky" || 11 de la noche.

—Tema… ¿estás segura de que me veo bien? —pregunto tartamudeando luego de entrar detrás de su mejor amiga que saludo divertida a los vigilantes.

—Por supuesto, te ves hermosa —dice guiñándole un ojo.

Sakura vestía un pantalón ajustado de color azul oscuro en sus piernas, dejando mostrar lo gruesa y bien formadas que estaban, con unas botas altas hasta sus rodillas de color negro con un ligero y pequeño tacón haciéndola ver un poco más alta. En su pierna derecha traía un conjunto de cadenas de plata rodeando la pierna de forma gruesa dándole un aura de elegancia, tenía una blusa sin mangas de color morada con varias esponjas en la parte de los lados y la parte de debajo de un color blanco, su cabello estaba suelto y un poco maquillada.

—Conoces a mucha gente de por aquí… —susurro mirando que los barman estaban saludando con una mano a la rubia.

—Trabajo aquí —contesto con simpleza y una sonrisa en sus labios, la pelirosa abrió los ojos como plato y comenzó a reír divertida —. Vamos a la mejor mesa y pidamos unas bebidas, ira por parte de la casa, después de todo trabajo aquí

— ¡Sí! —dijo Sakura emocionada.

Llevaban al menos media hora en que comenzaron a intercambiar palabras y a divertirse, los chicos dijeron que llegarían mas tardar luego de las 12 por estar ocupados, mientras ellas se divertían observando a todos los chicos del lugar.

—Sakura, si viene alguien a sacarte a bailar ¿irías? —pregunto Temari levantando una ceja, la pelirosa reacciono con aquello y miro a su amiga.

—Bueno yo… —trago seco —, tal vez —dijo sonriendo levemente.

—Bueno, hay un grupo de dos chicos que vienen —dijo mirando de lejos a dos hombres realmente apuestos.

—No creo que se dirijan hacia acá —susurro Sakura mirando de reojo a los dos.

—Bueno, esperemos —dijo Temari con una sonrisa en el rostro y las manos en la mesa.

Lejos de donde estaban las dos iban caminando dos chicos de aspecto elegante y exuberante.

Uno de ellos era un chico alto de cabellos color castaño realmente largo amarrados en una alta coleta dejando caer su cabello en la parte de atrás un poco desordenado, sus cabellos sin embargo adelante estaban desplegados en su rostro rebeldemente dejando ver una mirada arrogante y reluciente, sus ojos eran grandes de un hermoso color perla pero lo que llamaba la atención era la oscuridad y pasión en estos, sus labios delgados y finos y su nariz fileña, de color blanco y porte elegante, vestía un pantalón de color negro ajustado a sus piernas con un cinturón de color oscuro y una camisa manga larga de color blanca con los botones primeros abiertos que llegaban hasta el principio de sus abdominales y miraba con aburrimiento hacia adelante.

Por otro lado era como un ángel caído del cielo, sus cabello eran realmente largos pero sus rebeldes flequillos hacían que la vista de todas las mujeres se dirigieran hacia él, sus ojos eran grandes de color azul oscuro dejando verlos rasgados y apasionados, sus labios delgados y finos con una sonrisa zorruna que volvía loca a cualquiera, el chico tenía un par de marcas en su rostro realmente extrañas pero que no le quitaba la belleza, con un collar de cadena y un suéter manga larga con los botones abiertos dejando ver un poco sus pectorales y un pantalón de color kaki.

—Esto es malo, Dattebayo —dijo el rubio levantando sus manos hasta colocarla en su nuca mirando a todas las mesas —. No hay ninguna que me guste.

—Después de todo no es una discoteca famosa, solo queríamos ir a beber algo y términos aquí —dijo Neji rascando su cuello para luego bajar un poco la mano cruzando miradas con unos grandes ojos jade —. Oye Naruto, ¿Qué te parece esas dos? —pregunto Neji señalando con la mirada a la rubia y la pelirosa.

— ¿Eh? ¿Pelirosa?, dudo que Sasuke quiera meterse con una tinturada de rosa —dijo por lo bajo dejando salir un bostezo de sus labios —. Después de todo por el es que estamos aquí, a mi no me importaría revolcarme con la rubia contigo, pero Sasuke tiene gustos selectos amigo —dijo con sus manos en los bolsillos.

— ¿Y porque ya le estas dando la pelirosa?

—Porque me gusto la rubia, Dattebayo —dijo dedicándole una sonrisa a su amigo castaño que negó soltando un suspiro.

—Agradece que solo vengamos los tres y Kiba tuviera una cena con su futura prometida y su familia, si no se hubiera complicado la cosa, mejor terminemos con esto y acostémonos con alguna de las dos, a decir verdad se ven bastante pasables para estar en un simple lugar como este —dijo colocando las manos en sus bolsillos caminando con mas elegancia.

Las chicas estaban disfrutando e intercambiando unas que otras palabras, cuando una mano toco su mesa haciéndolas levantar el rostro.

—Pero que es esto —dijo con cierta sorpresa Naruto, mientras se acercaba a Temari con una sonrisa de lado —, eres todo una belleza más de cerca, primor… ¿están solas? —pregunto levantando una ceja.

—Algo —contesto la rubia con un tono de igual potencia que el rubio, haciéndolo temblar de placer por aquellas palabras —, ¿desean algo?

—Saben, vinimos completamente solos y hemos decidido buscar algunas hermosas damas que nos puedan acompañar —dijo este levantando su rostro un poco para mirar con más detalle a la rubia —. Definitivamente hemos chocado con el nombre del bar al encontrarlas a ustedes.

—No exageres rubio —le contesto Temari con una sonrisa de lado —. Las que hemos tenido suerte hemos sido nosotras, ¿cierto? —pregunto guiñándole un ojo a su amiga que salto un poco por la sorpresa y asintió.

— ¿Les gustaría venir a nuestra mesa?, estamos en el VIP central del bar y estamos bastante acongojados y solos —dijo Naruto haciéndose el herido mientras le estiraba la mano a la rubia que la tomaba complacida, Sakura por su parte estaba mirando a su mejor amiga que hablaba con el rubio.

— ¿Vienes también, pelirosa? —la chica giro a ver al castaño que estiraba su mano, esta se sonrojo completamente y bajo la cabeza agradeciendo el gesto tomando débilmente su mano con la ajena. El roce fue solamente simple pero el corazón de la pelirosa estaba latiendo rápidamente, usualmente los únicos roces que tenia era con Gaara, Shikamaru, Shino, Chouji y Lee, sus amigos pero eso era completamente diferente, en un nivel fuera de esa zona —. Eres bastante hermosa —dijo Neji asombrado luego de repararla cuando se levanto, notando su ajustado trasero y sus caderas pequeñas, aunque sus senos no fueran tan proporcionados como los de la rubia realmente se veían perfectos.

—Gracias, tu eres… muy guapo —contesto con ternura, haciendo levantar una ceja al castaño y sonreír de lado.

—Gracias, princesa —le contesto besando el dorso de su mano caminando detrás del rubio.

Los cuatro llegaron al VIP reparando absolutamente todo, Temari era poco que subiera a los primordiales VIP después de todo trabajaba era en la parte de abajo, así que subiendo las escaleras logro observar con cautela y asombrada por todo, pero en cambio Sakura estaba emocionada después de todo era la primera vez que entraba en un lugar así.

El lugar era enorme, para una sala para pocas personas, luego de subir las escaleras se encontraba un pasillo con una gran ventana donde daba al escenario y un gran televisor en la parte de arriba, el techo era polarizado y tenía algunas ventanas de color azul con flores en estas, una mesa con bebidas y hielo por todas partes con tres sillas mientras que más adelante se encontraba un conjunto de tres muebles con hielo en cada parte, eran mesas de madera y copas.

—Temari… ¿Por qué aceptamos venir?, los chicos podrían llegar en cualquier momento.

—No te preocupes todavía hay tiempo, aparte es mejor disfrutar de la noche en compañía que solas, no hemos decidido que es noche de chicas, ¿cierto? —la pelirosa parpadeo un par de veces al escuchar la lógica de su amiga y suspiro adentrándose completamente al lugar siendo agarrada de la mano de Neji que estaba delante de ella.

Al llegar completamente a el sitio donde ellos estaban sentados, se encontraba un chico de cabellos oscuros cruzado de piernas y mirando sin gana el escenario. El chico era alto de una piel bronceada casi morena, sus ojos eran alargados y bastante centrados como los de un gato de un hermoso color negro completamente carbón, su cabello era del mismo tono con algunos rebeldes brillos azules en estos, peinado completamente rebelde en la parte de atrás, y flecos en la de adelante, estaba con la camisa un poco suelta de color negro y un pantalón ajustado del mismo color. El chico tenía una pierna en el mueble y una mirada hacia la nada.

—Tardaron —se quejo.

—Bueno, para encontrar bellezas hay que buscar un buen rato, después de todo ellas nos deleitaron con su hermosura —dijo poeta Naruto mientras pasaba su mano por la cintura de la rubia caminando con ella hasta el sofá y sentándose junto a esta, Sakura iba a hacer lo mismo alado de su amiga pero Neji la movió con delicadeza alado de Sasuke que la miro de reojo con una ceja levantada.

¿Rosa? —pensó Sasuke frunciendo el ceño mientras giro a ver al rubio que se levanto de hombros y Neji que lo ignoro tomando una cerveza.

—Y ¿qué hacen bellezas como ustedes en este lugar? —Pregunto Naruto sin nada más, al momento de ofrecerle una cerveza tanto a Sakura como a Temari que una la tomo indecisa y la otra gustosa.

—Estamos… ¿celebrando? —contesto Temari formulando otra pregunta para mirar a su amiga que sonrió a lo que había dicho, después de todo no era mentira.

— ¿Una celebración?, maravilloso —dijo Naruto golpeando sus manos en un aplauso y sonriendo de lado —. Realmente eres emocionante rubia, por cierto. ¿Cuántos años tienen?

—Dieci…

— ¿Es de educación preguntarle la edad a una mujer? —interrumpió la rubia a la pelirosa que iba a ser completamente honesta, ella bajo la mirada apenada y jugando con la cerveza que tenía en la mano, por otra parte, el pelinegro seguía perdido en los pensamientos para descifrar porque ese color rosa no le gustaba.

—Esa respuesta me hace adivinar que ustedes dos están en preparatoria —dijo con diversión Neji, en su tono de voz.

Atrapadas —pensó Sakura levantando su rostro para observarlos, Temari soltó una pequeña risa y la pelirosa planto una temerosa en sus labios.

—No se preocupen, nosotros rondamos la misma edad de preparatoria, pero no le digan a los camareros —dijo Neji cerrando uno de sus ojos en un guiño, la chica sonrió y la pelirosa suspiro.

—Sabaku no Temari, y tengo diecisiete años —contesto la rubia con una sonrisa de lado.

—Namikaze Naruto, y tengo tu misma edad, Temari-chan —contesto con una sonrisa picara en los labios pasando su mano por la espalda de esta —, ciertamente es el destino.

—Una vez dijiste que no creías en el destino, Naruto —se burlo el castaño —. Neji Hyuga y tengo dieciocho años.

—Uchiha Sasuke, dieciocho años —contesto indiferente el pelinegro bajando la mirada hacia la pelirosa que comenzó a juntar sus dedos por no saber que decir en esos momentos.

—Haruno Sakura… dieciséis… —trago seco y los otros tres simplemente la observaron, mientras regresaban la vista a la rubia que tenía una sonrisa en sus labios —. ¿De qué escuela son?, chicos.

—École Privée deKonoha —contesto Naruto con una sonrisa, Temari aplaudió por aquello y comenzó a reír.

—Vaya que casualidad, nosotras somos de KonohaPublic School —dijo con una sonrisa de lado —. Es como si las historias del pueblo nos rodearan —dijo divertida, soltando una risa al igual que los otros dos, mientras que la pelirosa sonreía levemente y el chico a su lado se quedaba observando a esta con interés.

Y era cierto, esas escuelas podrían ser muy rivales o los rivales eran los estudiantes; pero siempre terminaban juntándose en las noches y formando ciertamente rebelones que hacían que los adultos pensaran seriamente en sus comportamientos, era una historia que era contada desde que eran pequeños, los primeros hombres que hicieron que esas dos escuelas sin uniforme comenzaran a rondar por la noche y divertirse, "Fuera de la escuela somos amigos dentro ni se te ocurra mirarme"

—Pelirosa, si no terminas eso rápido se calentara y sabrá feo —dijo Sasuke señalando su botella, la chica se alarmo un poco y la coloco en sus labios bebiendo un poco de esta, la chica giro a ver al pelinegro con una leve sonrisa para luego hacer una corta reverencia.

—Gracias… llame Sakura, por favor —dijo dedicándole una pequeña sonrisa, el chico la observo durante unos momentos y asintió colocando la botella en sus labios.

Duraron hablando unas dos y hasta tres horas, intercambiando conversaciones y soltando de vez en cuando maldiciones contra cualquier cosa, Sakura llevaba alrededor de cinco cervezas y algunos tragos que le iban sirviendo a decir verdad se sentía bastante mal.

Cuando un teléfono comenzó a sonar:



Watch me as I dance under the spotlight-
Listen to the people screaming out more and more,
'Coz I create the feeling that keep 'em coming back,
Yeah, I create the feeling that keep 'em coming back,
So captivating when I get it on the floor.
Know y'all been patiently waiting, I know you need me, I can feel it,
I'm a beast, I'm an animal, I'm that monster in the mirror,
The headliner, finisher, I'm the closer, winner.
Best when under pressure one second's left I show up.


— ¿Eh? —Temari se levanto un poco disculpándose con todos y entrando al baño de las mujeres, le hizo señas a Sakura que la acompañara y un poco mareada la pelirosa la acompaño entrando a su lado, mientras esta se dirigía exactamente al sanitario a vomitar —. ¡¿Gaara?! ¡¿Qué?! Entiendo —comento colocando su mano en la mejilla —lamento que te hayamos molestando si tenias entrevista mañana, ¿los chicos tampoco? Bueno supongo que al final términos siendo noche de chicas —la rubia sonrió un poco —. Sí, estamos bien regresaremos pronto —saludo a su hermano y colgó.

— ¿Era Gaa-chan? —pregunto saliendo Sakura con una mano en su frente y estando un poco mareada se sujeto a la puerta mientras otra vez se daba la vuelta para vomitar.

—Sí, dice que no recordaba su entrevista de trabajo en la empresa esa de la cual te hable, me dice que es imposible venir a esta hora y los demás chicos…

—Comprendo, ya tenían planes —esta asintió lentamente —. Tema… ¿ya nos vamos?, tengo dolor de cabeza y la boca me apesta —Temari saco una caja de chicles y se la lanzo mientras sonreía levemente.

—Otro rato más, Naruto y Neji son divertidos. Aunque pensándolo bien ese chico que no habla mucho que esta a tu lado no está nada mal —dijo con una sonrisa de lado.

—Oh cállate, no es mi tipo —dijo sujetando la boca de su estomago mientras trataba de no caerse.

—Sakura, no tomes más, ¿de acuerdo? —la chica asintió y comenzó a salir con su amiga luego de masticar y botar aquel chicle de su boca.

Mientras esto sucedía, con nuestros chicos había otra conversación.

—Te lo dije amigo, Temari está en la palma de mi mano.

—Naruto, estamos en la misma zona; cualquiera que dé un paso en falso caerá del precipicio —dijo Neji con una sonrisa de superioridad mientras el rubio fruncía el ceño —. Por cierto, no has dicho casi nada Sasuke, ¿es que no te gusta esa chica? La verdad que está bastante buena.

—Y ahora que esta borracha te aprovecharas fácilmente de ella.

—Es que ni borracha, Sasuke se lleva a la cama a todas las que le guste —el castaño soltó una carcajada al igual que el rubio.

— ¿Amigo?

—Hn, no me gusta el rosa… mucho menos me gustan las tinturadas, no sé porque la escogiste Naruto —contesto cortante el pelinegro mirando hacia adelante. El rubio soltó un suspiro y el castaño coloco su mano en su mejilla.

— ¿Quieres que la eche? —pregunto Naruto levantándose lentamente del sofá —. Si lo hago seguramente Temari también desaparecerá y con ello adiós a mi noche de pasión doble —dijo aterrado, mientras Neji lo miraba con una gota de sudor.

—Chicos, lamentamos la tardanza —dijo Temari entrando con una sonrisa, Naruto se iba a levantar pero Sasuke se adelanto a estos dos y miro a la pelirosa con una pequeña sonrisa de lado, haciendo que esta se sonrojara.

—Vamos a bailar, Sakura —contesto tomando su mano mientras comenzaba a bajar la escalera con ella, Temari los miro alejarse y simplemente suspiro para ir en busca de su amiga pero sus brazos fueron detenidos.

—No te preocupes, Sasuke la cuidara —le contesto Naruto con una sonrisa de lado, esta confió en ellos y se sentó para seguir hablando.

Me arrepentiré de esto, Sakura por favor no hagas ninguna tontería —pensó Temari cerrando sus ojos.

Por otra parte, fuera de la discoteca.

— ¿A dónde me llevas?, Sasuke —pregunto algo mareada por los rápidos movimientos.

— ¿Estas ebria no? —la chica levanto una ceja —. No preguntes entonces, sube —ordeno, la chica hizo caso a aquello y a tropezones se subió en el auto desapareciendo de aquel lugar.

¿Qué estoy haciendo? Y… ¿Para donde me lleva Sasuke?, ¿será que sabe que estoy mal y me llevara a mi casa?, eso espero… —pensó cerrando sus ojos y colocando una mano en su cabeza.

Y eso, espere.

Pero lo que sucedió, fue otra cosa… una de la que me arrepentiré toda mi vida.


La pelirosa se levanto lentamente de una cama, el dolor de su cabeza era realmente pulsante y su cabeza estaba a punto de explotar, diviso todo el lugar y se sentó dejando que su cabello cayera por su espalda desnuda.

—Tengo frío —susurro lentamente dirigiendo una mano a su cabeza, y abrió los ojos como plato al notar que estaba completamente desnuda, se levanto rápidamente de la cama notando su piel tersa y suave al aire libre, mientras cubría con la sabana su cuerpo y luego comenzaba a mirar a todas partes —. Que… que he hecho —susurro aterrada lanzándose al suelo con lagrimas en los ojos.

Un teléfono comenzó a sonar y la chica se levanto lentamente caminando hasta donde estaba su bolso, encontrando un papel con una letra y unos billetes en este lugar, tomo el teléfono con sus manos y lentamente lo contesto.

¡Sakura! ¡Qué bueno que contestas! ¡¿Dónde estás?! —la voz alterada de Temari al otro lado del teléfono estaba realmente preocupada —. ¡Ayer te busque en toda la discoteca cuando me escape de las garras del rubio y el castaño! ¡Pero no estabas! ¡Te he buscado como loca! ¡Y te he llamado como loca! ¡¿Estás bien?! ¿Sakura?

Te…Temari… yo… yo… no sé donde estoy —contesto sentándose en el suelo, dejando que las lagrimas salieran libremente de sus ojos, la rubia del otro lado se desespero drásticamente y se escuchaban cosas que caían al suelo.

Busca una localización, lo que sea…

El nombre está en francés… es… "Sable du déserthôtelétoiles" —del otro lado un silencio sepulcral se marco, Temari comenzó a buscar la dirección por la computadora que estaba delante de ella, mientras Sakura permanecía en el suelo arrodillada —. Temari…

¡Dame 30 minutos!, está un poco lejos de mi casa pero iré enseguida. Por favor no te muevas de donde estas —la chica asintió con un pequeño sonido saliendo de sus labios, mientras la rubia colgaba.

La pelirosa soltó el celular que cayó en la alfombra de la habitación, mientras ella se aferraba a sus piernas y sujetaba su estomago por lo bajo, mientras trataba de detener las lagrimas que seguían cayendo de su rostro, estaba realmente asustada y sobre todo dolida.

El amor se hace con la persona a la que uno ama, ella tenía ese pensamiento. Pero todo había sido roto por ese hijo de puta, que se aprovecho de ella aquella noche, no recordaba siquiera como habían llegado a ese lugar, solamente dirigía sus manos a sus labios, la nublosa mente seguía regresando.

Sus besos, sus caricias, ella estaba sintiendo como si estuviera él encima, su aliento cerca de su piel, la forma en la cual se desenvolvieron esa noche; y retumbaban en sus oídos sus gemidos y sobre todo los suspiros de placer de ese hombre. Uchiha Sasuke… nunca lo olvidaría, no olvidaría al desgraciado que le quito su virginidad, pero no lo culpaba de todo a ese hombre, en el fondo sabía que era su culpa; acepto lo que él le propuso.

—Vamos a tener sexo, Sakura… te hará olvidar todos tus problemas—aquellas palabras vinieron a su mente, recordando como el chico sonreía y le decía aquello con cinismo, ¿problemas?; solamente le coloco más problemas de por medio, pero ella acepto lo sabía.

El hombre propone y la mujer dispone, cerró sus ojos y tapo su rostro entre sus manos sollozando, sintiendo como manchaba sus manos y las sabanas de las lágrimas que brotaban de sus ojos, la puerta de la entrada se abrió de inmediato y lo último que vio fue el cuerpo de su amiga encima de ella.

— ¡Gracias a Dios! ¡Sakura! ¡¿Estás bien?! —la mujer rápidamente giro a ver al señor que la ayudo a abrir la puerta con las llaves de repuesto y le agradeció muchas veces —. Gracias, muchas gracias señor.

—Con permiso señoritas, la habitación fue pagada hasta el medio día; así que con su permiso —el hombre hizo una reverencia y cubrió su mirada para no observar a la pelirosa envuelta en sabanas.

—Sakura…

—Temari… Temari… yo… yo… —la chica se aferro a su amiga y esta la abrazo dulcemente colocando su mano en la cabeza de ella peinando su cabello y sobando su cabeza dándole tranquilidad, sentía el cuerpo de la pelirosa vibrar de temor, estaba temblando como una hoja y sus lagrimas seguían cayendo.

—Shhhh, no digas nada bonita. ¿Tomemos un baño?, te he traído algo de ropa —le dedico una dulce sonrisa, la chica lentamente se levanto con su amiga en sus brazos, mientras caminaban hasta el baño y la rubia comenzó a encender la tina, mientras colocaba algunos aromas para que hicieran un poco de eco en la habitación.

—Temari… por favor… no digas nada —la rubia se detuvo y giro a ver a su amiga con el ceño fruncido, Sakura la conocía, sabía perfectamente que iba a formar un alboroto en donde fuera para buscar a ese chico, pero no lo quería de esa forma.

—Sakura… yo no me voy a quedar de manos cruzadas.

— ¡No fue así! ¡El me propuso tener sexo y yo acepte! —grito sujetando la sabana y bajando la cabeza —. Fue mi culpa también… por favor, no quiero que nadie se entere… por favor —Temari mordió su labio y bajo la mirada observando la tina alejada, mientras lanzaba un suspiro de sus labios y giro a ver a su amiga con una pequeña sonrisa.

—Está bien, lo hare solo por ti —le dijo con una pequeña sonrisa —. Pero recuerda esto Sakura, yo no soy tu amiga —la pelirosa se asombro por esas palabras y la sintió en sus brazos —, tu eres como mi hermana y te amo demasiado; por favor si necesitas ayuda siempre estaré contigo, no dudes en decir las cosas cuando estás en problemas, nada de secretos… ¿vale?

—Vale… lamento dañar tu noche —la chica le sonrió levemente.

—No te preocupes por eso, igual esos dos no me gustaron demasiado —le dedico una sonrisa y comenzó a quitar lentamente la sabana del cuerpo de la chica y la ayudo a entrar en la tina mientras mojaba su cabello y comenzaba a lavarlo, remangando sus mangas y riendo divertida —. Me gustan los castaños, pero salvajes y desaliñados no quietos y fríos, aunque el rubio no estaba nada mal, pero los castaños…

—Te encienden —completo la pelirosa riendo un poco.

— ¡Exacto!, nos estamos entendiendo —dijo con una sonrisa de lado.

—Por cierto… ¿Cómo supiste en que habitación estaba? —pregunto levantando el rostro un poco logrando ver los ojos verdes de su amiga que cerró sus ojos guiñándolos.

—Pregunte por la habitación en la que el "joven Uchiha" se estaba quedando, al ver que conocía el nombre de uno de los huéspedes me informaron que había salido desde temprano, le pedí a alguno que me abriera la habitación porque había un objeto que el joven Uchiha había olvidado —Sakura la miro sin entender y Temari sonriendo decidió seguir —, obviamente lo del objeto era mentira, por eso la persona que nos abrió se asombro al verte llorando sentada en el suelo; pero no te preocupes este es un hotel de cinco estrellas, protege la identidad de todos, no dirán nada.

—Comprendo —dijo bajando la mirada jugando con el agua levemente, mientras levantaba sus manos y limpiaba su rostro con estas.

—Luego de aquí, llegaremos a comer en algún puesto, algo de Takoyaki que se me antojaron un poco cuando venía en el taxi —dijo con estrellas en los ojos.

—Vale, vale algo de Takoyaki, yo invito —le dijo con una leve sonrisa.

— ¿Y eso porque? —pregunto levantando una ceja.

—El joven Uchiha me dejo algo de dinero para el trasporte —Temari levanto una ceja y suspiro escuchando a su amiga.

—Vamos a cambiarte, Sakura-chan~

3 meses después.

KonohaPublic School || 10 de la mañana.


Caminando por los pasillos de la escuela, se encontraba una rubia y una pelirosa llevando algunos libros.

Sakura tenía su cabello recogido en una alta coleta dejando que flecos cayeran en su rostro, con una falda larga hasta las rodillas de color café, con una blusa sin mangas de color blanca y una chaqueta encima con un lazo de color rojo, sus medias eran hasta debajo de las rodillas, llevando las típicas pantuflas japonesas dentro de la escuela, sus Uwabaki.

Mientras que Temari, vestía con el mismo uniforme un poco más corto, diez dedos debajo de sus nalgas, sin el chaleco de color amarillo y con el lazo un poco desarreglado. Llevaba las medias hasta sus rodillas y sus Uwabaki, las dos cargaban libros pesados y caminaban directamente hasta el salón de clases.

— ¿Estas preocupada por eso? —la pelirosa asintió —. Y ya llamaste a Tsunade-sama, para ver si nos da una cita hoy mismo.

—No he hablado con ella en meses, llame a Shizune-san y me ubico una cita, tengo algunos ahorros así que pienso pagar por eso —Temari mordió su labio y sonrió.

—Voy contigo.

— ¿A dónde creen que van las señoritas? —las dos saltaron del susto y giraron a voltear a dos chicos que estaban cruzados de brazos detrás de ellas con algunos papeles en las manos, las dos soltaron un suspiro de tranquilidad cuando vieron a el hermano mellizo de Temari y a uno de sus amigos.

— ¡Gaa-chan! ¡Shika! —dijo Sakura asombrada, y los otros dos levantaron una ceja por aquella reacción.

Gaara, era un chico alto de cabellos rojizos completamente alborotados. Marcaba diferencia a la mayoría de los chicos porque no tenía cejas, mas sin embargo esto no quitaba para nada la belleza que su rostro presentaba, de ojos aguamarinas bañados en unas ojeras completamente gruesas que lo hacían ver realmente hermoso. Con un tatuaje en su frente con el símbolo kanji del amor, siendo cubierto levemente por los flecos de su cabello, de piel pálida y grueso con marcas de sus pectorales. Vestía el uniforme de la escuela con un pantalón largo de color café, con una camisa manga corta de color blanca, y un chaleco encima de color amarillo, a diferencia de las chicas ellos tenían corbata pero Gaara no cargaba con esta, y su chaleco estaba abierto.

Por otra parte, Shikamaru era un chico alto de cabello negro peinado en forma de una piña hacia arriba, con una mirada aburrida y afilada. De ojos rasgados de color negro y cejas delgadas con un poco de población a los lados sin exagerar, su cuerpo era realmente musculoso mas sin embargo tenía un porte de vago, con los ojos medio cerrados y su boca curvada un poco hacia un lado. Vestía el mismo uniforme que Gaara con la diferencia de que cargaba su corbata de color rojo y sin chaleco de color amarillo completamente desencajado y rebelde, a diferencia de Gaara el usaba dos pequeños aretes en las orejas de color azul, pequeños que le hacían ver algo elegante.

—Oh, pero si es el perezoso y mi hermano —dijo sin mucho ánimo Temari dándose la vuelta.

—Venimos a ayudarlas porque las vimos con todos esos libros, y así es como nos saludas, Temari —le dijo frunciendo el ceño Gaara, Sakura soltó una pequeña sonrisa divertida y Shikamaru negó aburrido.

—A ver Gaara, tu ayuda a la neurótica con sus libros yo llevo las hojas —dijo estirando sus manos para que el chico le pasara los papeles, este le hizo caso y Shikamaru comenzó a caminar junto a Sakura mientras Gaara se debatía entre cuántos libros llevar de Sakura y Temari —. Sakura…

— ¿Dime, Shika? —pregunto al ser mencionada girando a ver al pelinegro.

—Hace más de dos meses que estas con ese rostro tan decaído, no he dicho nada porque no quiero preocupar a los chicos, pero… ¿en tu casa tus padres todavía están velando por ti? —la chica levanto el rostro asombrada por la pregunta y lo bajo de nuevo asintiendo.

—No te preocupes.

—No es usual que yo haga estas preguntas y lo sabes, mas sin embargo, la única igualdad que tenemos todos bajo este círculo de amigos en el que estamos es la falta paternal, la cual nos damos todos en el grupo; mas sin embargo, si tú te encuentras herida por la falta de tu familia estamos nosotros. No ocultes nada, que así nos lastimas mas, Temari y tú están ocultando un montón de cosas, se que son chicas y tienen que guardarse los secretos para ustedes, las entiendo. Pero de todos nosotros ustedes dos son las únicas chicas, pero también tienes amigos; si hay que golpear a alguien se golpea y listo no nos importa lo que se venga encima. Después de todo, estamos juntos en lo que se avecine, ¿recuerdas la promesa de hace años?; todavía no se ha roto.

Sakura sonrió, y bajo la mirada para luego levantarla y mostrarle sus dientes, ella lo sabía. No eran amigos de la infancia por absolutamente nada o lo común de todas las personas, ellos sabían perfectamente el problema familiar de todos, los padres que abandonaron a los hermanos Sabaku No, la madre alcohólica de Shikamaru, los padres de Lee que carecen de vida, los padres de Chouji que no están nunca en su casa, los padres de Shino que murieron en un accidente y ella, sus padres que están mas interesados en el dinero que en la vida propia de sus hijos.

Comprendía perfectamente lo que pasaba por la mente de ellos cuando ellas le ocultaban cosas, lo sentía, era como si ellos vivieran para protegerse las espaldas, desde que él se fue del país, todo había cambiado para todos ellos. El hermano mayor de todos; y la luz de Sakura.

—No sueles hablar demasiado, Shika. No te preocupes, cuando este lista se los contare —el chico la miro durante un rato y sonrió de la misma forma.

— ¡¿De qué hablan?! —pregunto Temari montándose en el cuello de Shikamaru haciendo que este se tambaleara un poco, Sakura se apresuro para agarrar los papeles pero Gaara simplemente se coloco al frente y en el suelo terminaron Temari y Shikamaru rodeados de papeles por todas partes, Sakura los miro con una gran gota de sudor, y Gaara con una sonrisa burlona en su rostro.

— ¡Temari! —grito Shikamaru sintiéndola en su espalda, mientras esta se sobaba su nariz que se había golpeado quitándose los papeles de encima.

—Lo shiento… —hablo tapando su boca y su nariz, sin entenderle claramente lo que estaba diciendo, Sakura y Gaara comenzaron a reír, y el pelirrojo se llevo a la pelirosa dejando a los dos atrás —. ¡Oigan! ¡Vengan a ayudar!

— ¡Lo siento hermanita! ¡Tenemos las manos ocupadas! —dijo con falso pesar llevándose rápidamente a Sakura al salón de clases.

— ¡Gaara! —el grito se escucho en todo el colegio, los profesores levantaron la mirada y negaron divertidos escuchando el ruido de aquellos chicos.

Hospital principal de Konoha || 4 de la tarde.

Las dos chicas entraron tranquilamente al hospital, saludaron a algunas personas que conocían y se fueron directamente a la recepción de las consultas particulares.

Sentada en un gran pupitre, se encontraba una hermosa mujer. De cortos cabellos de color negro hasta sus hombros, con unos flecos rebeldes que cubrían su frente, su piel era pálida y bastante blanquecina, tenía un pequeño cerdito en sus piernas de color rosado con un collar y un suéter pequeño de color rojo, mientras sus ojos negros pasaban a ver algunos papeles, la mujer vestía con un largo kimono mas debajo de sus rodillas de color negro, con una blusa de color gris debajo de este y un obi de color blanco, los tacones de la mujer resonaban en el suelo, mientras estaba bastante concentrada.

—Shizune-san —llamo Sakura bajito, la mujer levanto la mirada y sus ojos se iluminaron al ver a esas dos hermosas chicas delante de sus ojos.

—Sakura-chan, Temari-chan —dijo levantándose y abrazando a las dos, el cerdito de nombre Tonton, salto a la mesa y se coloco a oler a las dos, Sakura lo saludo haciéndole cosquillas en la nariz, mientras Temari le hacía cosquillas en la panza —. ¿Cómo están chicas?, tiempo sin verlas; ya dejaron de meterse en tantos líos —la dos rieron un poco y asintieron.

—Shizune-san, he llamado para solicitar una revisión particular con Tsunade-sama —dijo por lo bajo Sakura bastante nerviosa, la mujer levanto la mirada y asintió mientras buscaba en la computadora.

—Cierto, aquí esta. ¿Esperan un momento hasta que salgan las dos pacientes que están dentro para que las dos puedan pasar? —las dos chicas asintieron y se ubicaron en las sillas.

—Tema, estoy nerviosa —dijo por lo bajo Sakura, Temari la miro con una sonrisa y la abrazo por sus hombros.

Los minutos seguían pasando y Sakura agarraba más fuerte la falda de su escuela por estar completamente nerviosa, Temari estaba medio dormida en la cabeza de la pelirosa por tenerla abrazada, y esta estaba mirando hacia un punto en la nada, escuchando el teclado de Shizune que resonaba cada segundo.

La puerta de la sala se abrió, las dos levantaron la mirada al notar a una mujer bastante madura y realmente hermosa saliendo de aquel lugar, su cabello resaltaba con la belleza de la tarde, era como un atardecer realmente hermoso delante de la playa, era largo de un extraño color entre rojizo y rosado, era largo y caía rebeldemente por su espalda largo y con algunos flecos largos en su rostro, sus ojos eran rasgados y de un hermoso color rojizo en estos, los tenia pintados dejando resplandecer mas su color, vestía un largo kimono de color morado, con un obi de color rojo, con mangas largas, y unos grandes tacones, la mujer realmente era hermosa; las dos la observaban con cautela y sorpresa, tenía una cartera colgando en su mano derecha y caminaba con elegancia y refinamiento.

—Muchas gracias por los concejos, Doctora —comento la mujer, su voz fue realmente elegante y refinada, a diferencia de la madre de la pelirosa, que la deja realmente asombrada, la mujer con delicadeza camino hasta la mesa de Shizune y le recogió una tarjeta de identidad y giro a ver hacia la puerta —. Vamos Karin.

—Si madre —se escucho una voz dentro del lugar.

Por otro lado, una chica de quizás menos edad que ellas pero que se acerca drásticamente a su edad sale de la oficina, su rostro al verse detenidamente le hacía ver realmente hermosa, de grandes ojos color rojo y cabello del mismo color completamente desordenado y regado por todo su rostro, cayendo incluso más debajo de su cintura, con flecos levantados como si fuese peinado de esa forma, su rostro es de un hermoso y pálido color caramelo, mientras sus labios están pintados levemente, vestía un short de color negro corto, con una blusa manga larga de color morada, su cuerpo se notaba realmente formado, y un poco grueso, pero eso no le quitaba belleza a sus piernas gruesas y su trasero bastante formado, con unas largas botas más arriba de las rodillas. Con unas finas y delicadas gafas de color negro.

—Wow, esas mujeres sí que marcan territorio —dijo Temari al aire al verlas caminar a las dos con elegancia y refinamiento.

—Tienes toda la razón, que cabello más lindo el de la mujer —susurro Sakura con una mano en su mejilla.

—Sakura-chan, ya puedes pasar —dijo Shizune con una pequeña sonrisa, la pelirosa asintió y entro junto a Temari al consultorio.

—Bien señorita Haruno, ¿en qué puedo ayudarla el día de hoy?, se ha pinchado su dedo, vuelve a tener pintura en los oídos, los chicos hicieron que la correteara una jauría de perros —la mujer que hablo giro lentamente su cuerpo hacia las dos chicas dedicándoles una gran sonrisa.

Una alta y hermosa mujer se levanto del asiento donde estaba, sus delicados y ojos color miel hacían resaltar una gran belleza en su rostro, con unos labios resaltados y de gran belleza, su cabello estaba peinado en dos coletas bajas, de cejas delgadas y nariz fina. Su cuerpo realmente era una belleza, de grandes senos que resaltaba con la blusa de color gris que tenia puesta amarrada con un obi delgado de color azul y un pantalón largo del mismo color, unos hermosos tacones negros con un chaleco de color verde manga larga, camino hasta donde estaban las chicas abrazándolas.

—Tsunade-sama —dijo Temari abrazándola de la misma manera que Sakura.

—Madrina, ¿Cuántas veces les he dicho que me digan madrina? —pregunto levantando una ceja, las dos chicas rieron por lo bajo y se dejaron de abrazar.

—Madrina, no vengo por nada de eso. Si no por una revisión general —dijo con una leve risa en sus labios.

— ¿Eh? —Tsunade levanto una ceja y Sakura trago seco, para luego suspirar y sentarse al igual que Temari y Tsunade, la rubia comenzó a ver un punto en la nada y la rubia cruzo sus brazos debajo de su barbilla —. Dime, Sakura-chan.

—Hace dos meses… que no me viene el periodo —Tsunade que yacía escribiendo en su computadora se detuvo drásticamente y miro a la pelirosa —. Y bueno, decidí por optarme a hacer una revisión general por si yo… —trago seco —estoy embarazada.

—Estas pruebas son con sangre, te sacare un poco y la mandare a revisión, pero por otra parte utiliza esto —dijo estirándole una prueba de embarazo casera, mientras cruzaba sus manos —, ¿hace cuanto fue tu ultima relación sexual, Sakura?

—La primera y la última —dijo con desgana Temari, Tsunade frunció el ceño y giro a ver a la pelirosa que mordió su labio.

— ¡Temari!, hace… creo que tres meses…

—Bueno, lo más probable es que solo sean atrasos, algunas adolecentes sufren de esto. Espero que ese no sea tu caso, Sakura-chan; pero cualquiera de las opciones lo más recomendable es guiarse por esto y por la prueba, te llamare a tu casa cuando esté listo para que vengas a recoger el examen.

— ¿Puede llamarme donde Temari-chan? —pregunto levantando una ceja, Tsunade la miro durante un rato y asintió.

—Sakura… ¿Cómo fue que?...

—Lo siento —dijo levantándose y abrazándola, mientras le sonreía levemente —. No me pregunte por eso, ¿de acuerdo? —Tsunade se quedo callada y le abrazo de la misma forma, Temari la abrazo saliendo de la sala dejando a una preocupada Tsunade —. Tema, gracias, vamos a tu casa.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Rol:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Mas Firmas:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar
Andre Neko-Dark
Administrador
Administrador

Mensajes 122

Edad 22

Fecha de nacimiento 02/06/1995

Fecha de inscripción 23/05/2010
Femenino
Empleo /Ocio Nada ¬¬


http://www.youtube.com/user/andre02caro1

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo a ser Padres

Mensaje por Valeria Akamatsu el Sáb Jul 06, 2013 11:02 am

Esta genial *O*
avatar
Valeria Akamatsu
SS Nuevo
SS Nuevo

Mensajes 1

Edad 20

Fecha de nacimiento 01/08/1997

Fecha de inscripción 13/06/2013
Femenino

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.