SasuSaku Is Love

Parallel World.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Parallel World.

Mensaje por Andre Neko-Dark el Jue Nov 01, 2012 2:25 am

Parallel World.
Capítulo I
“¿Tienes aquellas agallas para conocer a tu doble?”

En una gran y hermosa aldea, de grandes edificios con una rustica y antigua arquitectura, los aldeanos vendían cosas en las calles, mientras los niños jugaban a ser ninjas, y las niñas se dedicaban a jugar a las muñecas, fingiendo ser dulces jovenzuelas, los ninjas que salían de la oficina del kage directo a sus misiones, otros se dedicaban a comer en los restaurantes, o quizás a caminar comprando ropa u otras cosas, distrayendo su mirada hacia la calle, donde algunos hombres miraban morbosos, y otros simplemente sonrojados, los niños dejaron de hacer lo que tenían pendiente, dedicando la mirada dulce y sonrojada a la chica que caminaba las calles, llamando la atención de todos.
En el centro de la aldea, se encontraba una hermosa mujer de unos 19 años de edad, se dejaba ver un top negro que solo cubría la parte de sus pechos, que de hecho eran de un tamaño grande para ser una joven de 19 años.

(N/A: Un poco más pequeños que los de Tsunade, la mocosa también aprendió aquella técnica)

Dejando ver su piel completamente clara, mostrando su cintura realmente pequeña y sus caderas un poco anchas, debajo del top, bajaba desde su cuello partiéndose en V dejando ver el inicio de sus senos una malla de flores de color gris, mostrando unas que otras flores en grafiti, aquella pedazo de ropa bajaba hasta sus caderas siendo cubierta por su short de color negro corto, aquella malla solo cubría la parte de su cintura dejando ver su ombligo demasiado sexy para el gusto de muchos morbosos que la miraban, el short le quedaba 11 dedos encima de la rodilla, mas debajo de los glúteos, que al hacer claramente un mal movimiento se notarían, pero para el gusto de algunos una forma de braga salía del short subiendo a sus caderas de color negro, haciéndola ver realmente sensual, su cinturón completamente grueso, dejando ver su gran hebilla con el símbolo de su clan, que de hecho era el circulo blanco, pero dentro de est habían dos dragones, uno negro y uno blanco, dándole a entender el poder de las invocaciones de estos, en sus dos manos habían unas largas mangas, que comenzaban desde debajo de su hombro, comenzando por la malla que cubría su cuello y su cintura, tenía un agujero que se amarraba atrás, y bajaba una manga negra hasta la entrada de sus manos quedándose hay, siendo sostenida por unas hebillas, en su cinturón cargaba dos espadas, caían sus largas piernas, dejando ver que había unas vendas en cada una, mostrando que debajo de su cinturón cargaba un estuche de kunai, mientras arriba había una espada un poco más pequeña que las otras, en su pierna derecha se notaba un estuche de shuriken, mientras que sus botas hasta la altura de sus rodillas eran de n color negro con un tacón que hacía que sus piernas caminaran con agilidad, sus largo cabello rosa era amarrado en dos altas coletas dejando ver un flequillo hacia su izquierda con dos flecos cubriendo la mitad de este, mientras que en su frente llevaba la banda ninja, dejando que la parte de su flequillo cubriera un poco su símbolo, sus grandes ojos jade se veían con vida, y completamente divertidos ante la vista de todos que la conocían, y que no, sabiendo cómo era aquella mujer, sus labios se dejaban notar un pequeño brillo, a diferencia de algunas ninjas, solo usaba eso de base de maquillaje, ya que el resto dañaba su piel, como ella solía decir, portando un diamante en la frente, de color rosa.

A su lado caminaba tranquila una rubia, que de la misma manera llamaba la atención, pero no tanto como la pelirosa, la rubia tenia amarrada una larga coleta con dos palillos en su cabeza de color morado, dejando que cayera un largo flequillo cubriendo uno de sus ojos, sus grandes ojos verdes miraban interesada el frente, mientras sus labios no paraban de hablar, al lado contrario del flequillo llevaba dos pequeños ganchos de color morado, había cambiado completamente su vestimenta, era un poco parecida a la anterior pero con diferencia de tener toques realmente sensuales, la rubia había acortado su top dejando cubrir solo alguna parte de sus senos siendo alto en la parte de adelante pero atrás cerraba como si fuera un sostén, cubriendo en la parte de arriba se veía lentamente la blusa siendo cerrada con una corredera, mientras que su top tenía tres botones de color blanco, la rubia llevaba mangas en las manos que cubrían de su hombros hasta debajo de sus codos, y la misma malla cubría desde sus senos hasta su parte baja solo cubriendo una parte de su cuerpo, dejando un gran agujero en su cintura, dejándola ver linda y sensual, bajando a su cuerpo se dejaba ver un pequeño short de color negro que solo cubría hasta sus muslos dejando que una pequeña falda que dejaba a la vista de todo de color morada con un cinturón de color blanco, debajo de esta llevaba unas vendas su estuche de shuriken, mientras que en su otra pierna llevaba un cinto de color café, con pequeños pergaminos y algunos cinturones kaki que caían colgando, sus botas eran largas a diferencia de la pelirosa no llevaban tacón y sus piernas estaban cubiertas por unas vendas dejando que las votas dividieran una figura plateada arriba de estas, con algunos botones dorados.

(N/A: Estas ninjas de ahora… todas son unas pervertida)

La rubia no paraba de hablar ante la mirada aburrida de una pelirosa que caminaba a su lado, la rubia llevaba la banda ninja en su cintura.

—Espera a que te diga cómo me invito frentona —. Seguía con su monologo de cita mientras la pelirosa soltaba un largo suspiro. — El se acerco a mí, y me miro a mis verdes ojos luego de unos momentos soltó un largo suspiro y pidió una copa de sake y yo le correspondí con la que me brindo, entonces me miro y me dijo “Ino Yamanaka, desde el momento que te vi entrar a este lugar me enamore de ti, desde ese día que te encontré en la florería de tu familia no resistí mas y quise que salieras conmigo” pero sabes que yo no acepto cualquier cita lo mire indiferente…
La pelirosa miraba aburrida el frente, deteniéndose un poco mirando con el ceño fruncido a tres encapuchados que entraban a una tienda de dangos, giro a ver a su amiga que seguía con su monologo dejando que de sus labios saliera otro suspiro frustrada. “Esta cerda me hace perder el tiempo con sus tontas fantasías, ese chakra lo conozco perfectamente… —pensaba la pelirosa seria mirando la tienda — ¿Qué hace aquí? Pensé que no regresaría mas” la chica salió del trance al momento de que pasaron por la cafetería, girando como una tonta mirando que unos ojos rojos la observaban de arriba abajo, la chica frunció mas el ceño pero sonrió arrogante tomando la mano de la rubia entrando en el restaurante.

—Sakura-chan, Ino-chan bienvenidas —. Una anciana había dejado su puesto de la caja caminando hasta las dos chicas, la pelirosa le dedico una gran sonrisa, mientras que Ino completamente indignada ya que le habían cortado su monologo miro a la mujer haciendo una reverencia, al igual que la pelirosa cuando se enderezaron la mujer seguía mirándolas con aquella dulce sonrisa.

—Kaname-san, buenos días —. Saludo cortes la pelirosa, con una dulce pero profunda voz haciendo que los que estaban alrededor se sonrojaran levemente.

—Es un placer pasar por aquí, Kaname-san —. Dijo de la misma manera la rubia mientras la señora las sentaba en una silla, haciendo ellas delante de la mujer lo mismo, mientras esta sonreía dulce.

—Me alegro verlas, llevo rato sin hacerlo deben estar bastante ocupadas —. Seguía la mujer, pero la pelirosa miraba de reojo a los encapuchados que se dignaban a comer tranquilos unos dangos con té.

—Por supuesto, la frentona y yo hemos hecho muchas cosas últimamente, regresamos hace unas horas de una súper misión —. Comentaba la rubia sonriendo, haciendo que la pelirosa rodara los ojos fastidiada por el comportamiento de su mejor, amiga mientras esta hablaba animadamente con la anciana.

—Ino, cállate —. Hablo cortante la pelirosa al momento de levantarse, mirando como una ráfaga de viento había sacudido por completo el café, la mujer miro el asiento donde anteriormente los encapuchados estaban frunciendo el ceño haciendo que su mirada se moviera directamente hacia su amiga.

— ¿Sakura? —. Pregunto Ino al momento que la pelirosa hizo una reverencia desapareciendo de la misma forma ante la mirada de todos que miraban con sorpresa como había quedado el lugar.

______________________________________________________________________


Cerca de un gran lago habían cuatro encapuchados caminando tranquilamente cuando una ráfaga de viento hizo que aquellas capuchas se movieran, de un momento a otro cayo de pie, mirando interesante a los que estaban mirándolas, unos impresionados y otro completamente indiferente pero sonreía arrogante bajo su capucha, la chica se cruzo de brazos mientras levantaba una mano al viento y estos la miraba interesantes, dispuestos a pelear por si la pelirosa hacia algo.

—Uchiha Sasuke —. Llamo cortante la mujer llamando la atención de los cuatro que había sabido de quien se trataba, el hombre chasqueo la lengua bajando completamente su capucha. Dejando ver su cabello en la frente dividido en dos partes y varios flequillos en su frente, se podría notar fracciones más maduras, como un hombre de 19 años, su mirada más fría y profunda pero sin nada de rasgos de venganza, una nariz afilada y tranquila, dedicando una sonrisa arrogante a la mujer.

—Haruno Sakura… no perdón —. Comento colocando su mano en sus labios mientras reía levemente ante la mirada burlona de la pelirosa. — Doragon Sakura —. La chica levanto una ceja dejando salir un largo suspiro.

—Que milagro tener al último Uchiha caminar por las calles de su ex aldea, ¿Qué viniste a hacer aquí Sasuke? —. Los dos hablaban como si del clima se tratara ante la mirada de sorpresa de los otros tres encapuchados.

—Solo pasaba de largo, literalmente pertenezco a esta aldea y vengo de vez en cuando a traer información —. Comento aburrido restándole importancia, pero sus ojos no se despegaban de los jades ajenos. La pelirosa frunció el ceño mientras suspiraba y miraba interesada al pelinegro.
— ¿Te interesa? —. Pregunto burlón.

—Que comes que adivinas, Sasu —. Le contesto de la misma forma dejando que sus largas manos cayeran en su cintura cruzando lentamente las piernas, mientras una vena frotaba en la cabeza de uno de los encapuchados.

— ¡Oye cabeza de chicle! —. Grito la voz de una mujer dejando que cayera su largo cabello rojo cortado de una manera extravagante, mientras la chica levantaba una ceja, de ojos miel lentamente alborotada, la chica tenía un lunar debajo de su labio, y miraba con una ceja en alto a la mujer.

— ¡Trata con más respeto a Sasuke! ¡El no es ningún juguete tuyo para que lo llames Sasu! —. Grito moviendo las manos ante la mirada burlona de la pelirosa.

—Y viene la fosforito y daña la diversión —. Comento aburrido un chico quitándose la capucha dejando ver un cabello blanco, con algunos reflejos azules, una sonrisa de tiburón y ojos lila, el chico miro a la pelirosa haciendo una reverencia de manera educada ante la mirada aburrida de un pelinegro y asombrada de los otros dos. — Un placer conocerla, hermosa dama —. Comento mirándola de arriba abajo notándose el derrame nasal que tenia al ver a la mujer así vestida.

—Oh, el placer es mío —. Dijo la pelirosa fingiendo educación cosa que noto Sasuke levantando una ceja pero luego todo se borro cuando sintió la mirada burlona de Suigetsu.

— ¿Y porque la hermosa mujer le habla con tanta confianza a Sasuke? —. Pregunto interesado el peliblanco, Sasuke dejo que su mirada se posara en la pelirosa que coloco una mano en su barbilla sobándola lentamente.

—Soy su amiga de la infancia, oh también comíamos helados juntos, oh… —. Seguía mencionando todo lo que hacía con el pelinegro haciendo que sus mejillas se sonrojaran.

—Ya Sakura, todos entendieron —. Dijo Sasuke mirando a la pelirosa que se cayó automáticamente asintiendo muchas veces como niña pequeña.

—Pero dime, ahora si ¿Qué haces aquí Sasu-chan? —. Pregunto interesada, dejando ver que alado del peliblanco un chico alto de cabellera naranjada y mismo color de ojos miraba indiferente a la chica, mientras se mantenía sereno.

—Dejándole un informe a la Hokage —. Dijo indiferente a la mirada insistente de la chica.

— ¿Descubriste algo? —. Pregunto más interesada y los cuatro se miraron entre si, como era de chismosa esa mujer.

—Si —. Comento cruzándose de brazos, pero luego los dejo caer acercándose a la chica mientras activaba su dojutsu haciendo que la pelirosa hiciera lo mismo con el suyo.

—Oh —. Menciono interesada la pelirosa, se puede notar en sus ojos unas pupilas cambiando completamente a la forma de un reptil, en el centro de estas un brillante color blanco se asoma, el ojo tiene un color rojo tirando a naranja o viceversa, mientras que alrededor de la gran pupila negra sobre salen rayos luminosos amarillos, que dispersan hacia ambos lados como rayos solares. — Interesante —. Menciono los dos salieron de aquel transe mirándose interesados mientras las mejillas de los dos adquirían un pequeño sonrojo solo siendo visibles por los ojos de cada uno mientras bufaban aburridos girando de la misma manera la mirada. — ¿Dónde está ese bosque? —. Pregunto interesada Sasuke se levanto de hombros ignorándola mientras esta suspiraba aburrida dándose la vuelta. — Solo no dejes que nadie los vea, que sean espías de la aldea no quiere decir que sean buscados por mi equipo, así que tengan cuidado —. Menciono la pelirosa dándose la vuelta mirando de reojo al pelinegro que la miraba interesado. — Solo iré a ver qué me dice el pervertido —. Menciono restándole importancia desapareciendo en una corriente de aire.

— ¿Sasuke? —. Pregunto el peliblanco mirando interesado al pelinegro que se dio la vuelta sonriendo arrogante.

—Vamos a su casa, seguramente aparecerá con algo como de costumbre, no se le quita lo hiperactiva —. Comento dejando salir un largo suspiro y todos lo miraron interesados.

______________________________________________________________________


Una rubia de dos coletas bajas se encontraba sentada en un gran escritorio según ella firmando papeles pero se le notaba que traía unas gafas dejando ver dos pares de ojos miel, que mirándolo desde otra perspectiva se encontraba dormida, de la comisura de sus labios salía un hilo de baba y su cabello en la frente estaba un poco regado dejando ver un diamante de color azul en su frente, vestía una blusa de color gris, y una chaqueta de color verde dejando ver sus grandes senos, un pantalón de color azul, y unas sandalias de tacón, la mujer cabeceaba de vez en cuando completamente dormida. Una ráfaga de viento hizo que se removiera mas dejando que su cuerpo quedara de forma fetal en su silla, la pelirosa le salió una gran gota de sudor al ver a su maestra así.

—Oe… —. La llamo pero esta se restregaba mas, dejando que las gafas quedaron inclinadas, dejando ver por completo que estaba dormida. La chica suspiro caminando hasta una pequeña caja escondida entre unos pilares de madera sacando una botella de sake mientras la lanzo en el suelo, la rubia comenzó a mover su nariz como si de un perro se tratara abriendo los ojos asustada mirando que delante de ella una pelirosa con una sonrisa burlona observaba el suelo la botella de sake solo. — ¿Ya despertó? Tsunade-vieja-sama —. Pregunto con burla la pelirosa haciendo que la Hokage frunciera el ceño.

—Maldita mocosa, primero el idiota del Uchiha y ahora tu —. Gruño molesta susurrando un par de palabras hacia la pelirosa que alargo mas su sonrisa triunfante. — Hablando de eso, ¿Sabes que está aquí? —. La pelirosa asintió indiferente y la Hokage de la misma manera correspondió.

— Interesada —. Pregunto, y la chica había hecho lo mismo con su frente y su Hokage sonrió triunfante ante lo que expresaba su mejor alumna.

—Oye vieja, ¿Qué es ese bosque que encontró Sasu-chan? —. Pregunto mirando a la Hokage que se le hincho una vena en la frente por las libertades que se tomaba la Haruno.

—No lo sé, por eso te mandare a investigar a ti con un equipo de ANBU, escoge a tus mejores hombres —. La chica asintió lentamente pero luego se rasco la cabeza.

—De hecho, Sasu-chan no me dijo la ubicación del bosque ¿Tu si me la dirás vieja? —. Pregunto parpadeando una par de veces, la Hokage dejo que un suspiro frustrado saliera de sus labios y le hizo señas para que se acercara, de la manera más natural camino hasta la Hokage mirando un mapa donde señalaba algunas partes.

—En la frontera del país del fuego, está cerca del país de las olas, pero ese lugar no tiene un nombre en concreto está completamente deshabitado, todo esto es el bosque —. La pelirosa asintió entendiendo el mensaje de su maestra mientras esta suspiraba rascando su cabeza.

— No te arriesgues —. Ordeno, la pelirosa hizo un saludo militar desapareciendo en una corriente de aire.

______________________________________________________________________


— ¡Y es así! ¡Como yo el gran Naruto-sama salvo a la aldea de Pain! —. Comento arrogante siendo aplaudido por un grupo de estudiantes que se encontraban con un hermoso rubio de 19 años, su cabello lo tenía largo dividido en algunos largos flequillos que caían por su rostro y en la parte de arriba completamente alborotados (N/A: Así como Minato) dejando ver la banda negra de Konoha en su frente, un cuerpo realmente formado, mostrando los músculos de los brazos, se miraba completamente interesado en los chicos que miraban a el chico con los ojos en forma de punto ante los gritos de las chicas aplaudiendo un par de veces más animadas que otra cosa. Se notaban algunas marcas en sus mejillas, y sus ojos gatunos de color azul se podrían notar lo maduro y sensual que se veía, el chico alargo una sonrisa más grande cruzando sus brazos haciendo que su pecho se viera más inflado subiéndole el ego ante los halagos. Naruto vestía una camisa de color negra manga larga que le quedaba ajustada al cuerpo de manera elegante y galante, tenía una cerradura en su pecho completamente larga que se podía notar cómo le llegaba hasta su cuello, un pantalón largo de color kaki, y unas sandalias ninjas de color negras, tenía unas vendas en su pierna derecha y un estuche de shuriken en esta, el chico tenia encima una capa de color naranja con negro, dejando ver que en la parte de cada borde aparecía unas llamas de manera realmente interesantes mirando a los estudiantes que sonreían ante el rubio que tenia la misma sonrisa, tenía una cuerda en la parte de su mano de color verde, y detrás de aquella chaqueta decía “Naruto-sama” el rubio tenía su famosa sonrisa zorruna pero más pequeña y arrogante.

—Naruto-sama ¿Y cómo nos ayudo en la cuarta guerra ninja? —. Pregunto una hermosa niña de dos coletas altas de color rubio, la chica parpadeo un par de veces sonrojada mirando al rubio que le devolvió la mirada de la misma forma.

—Bueno, eso fue incluso más emocionante, yo me había hecho amigo de Kurama unas horas antes de que comenzara a combatir con Obito Uchiha y Madara Uchiha —. Contaba el rubio llamando la atención de todos. — En esos momentos me encontraba con mi bueno amigo Killer Bee, Maito Gai, y Kakashi-sensei —. Contaba con toda sabiduría el chico mirando a los jóvenes niños que asentían emocionados. — Pero esos sujetos en realidad eran fuertes, tuvimos que hacer de todo para lograr quitarle la máscara al hormiguero Uchiha, así que cuando lo logramos este sujeto se volvía cada vez más fuerte…

••• Flash Back •••

Naruto se encontraba corriendo con dos Rasengan a su alrededor estopándolo con dos hombres que desaparecieron en una bola de humo, el rubio rápidamente salto hacia atrás, haciendo que un brazo saliera de su estomago sujetando al cadáver de Uchiha Madara, este sonrió arrogante cortando el chakra con la gran espada del susano que estaba detrás de este, el rubio chasqueo la lengua mirando que su sensei luchaba contra Obito con taijutsu y algunos ninjutsu, detrás de estos se veía a Gai agotado y a Killer Bee, luchando con dos clones de aquellos dos. De un momento a otro Madara estaba delante de Naruto y lo tomo del cuello apretándolo haciendo que este soltara un sonido desgarrador, todos giraron su vista hasta la batalla ensanchando los ojos al ver a Naruto botar sangre de los labios siendo apretado cada vez mas fuerte por el pelinegro, Kakashi se movió rápidamente pero un pelinegro lo detuvo mandándolo a volar 20 metros lejos de aquella pelea mientras se giraba tétrico al rostro de Madara que asintió lentamente.

—No te preocupes Obito, no lo matare ya que el Kyubi está dentro de él —. Comento déspota haciendo que el rubio gritara mas de dolor al sentir que su estomago era traspasado por Madara, este sonreía arrogante mirando al rubio que tenía los ojos entrecerrados botando sangre por la comisura de sus labios. — Dime que se siente el dolor, Naruto-kun —. Pregunto burlón el hombre acercando su rostro a uno de Naruto realmente débil mirando al hombre con los ojos entrecerrados. —Oh, no puedes hablar te he roto la garganta —. Dijo con cierto pesar mientras sonreía arrogante sacando la mano del cuerpo de Naruto que soltó un gruñido pero fue tan fuerte, que le lastimo más la garganta.

— ¡Raikyu! —. Se escucho el grito de una mujer que corría rápidamente hacia Madara, de sus espadas aparecía una gran corriente de rayos, cargando una gran bola de electricidad que la lanzo con un movimiento potente hacia Madara que soltó el rubio saltando hacia atrás ante de que este se dividiera, la chica chasqueo la lengua lanzándose al suelo atrapando al rubio antes de que cayera de lleno a el frio suelo destruido mirando intimidante a Madara con sus ojos en forma de reptil.

— ¿Valla? Una ninja que posee el Doragon’ai —. Menciono impresionado el Uchiha mientras fruncía el ceño al notar que esta mocosa no tenía más de 16 años. — Hey mocosa, que haces con el dojutsu del clan Doragon —. Pregunto déspota el pelinegro, pero frunció más el ceño ante la mirada y sonrisa burlona de la pelirosa pero sin borrar su ceño fruncido.

—Si lo tengo será porque pertenezco a ese clan —. Menciono levantándose de hombros pero su mirada no había cambiado y seguía atenta a los movimientos ajenos, pero su mano emana un chakra verde combinado con uno rojo.

—Sa…Sakura-chan… detente —. Gruñía el rubio mirando a su amiga que seguía emanando aquel Chakra, el sabía que jutsu era así que trataba de detenerla.

—Cállate Naruto que si no estuvieras realmente herido, no hubiera tenido que hacer esta técnica, a parte no me matara estas todavía vivo idiota

—. Le regaño la pelirosa sin borrar aquella sonrisa burlona ante el pelinegro.


—L…lo siento —. Gruño de nuevo al sentir su garganta explotar ante el dolor cerrando los ojos.

—Tsk —. Se quejo la pelirosa al notar que el pelinegro había desaparecido, rápidamente hizo unos sellos haciendo que un clon de aquella chica tomara el rubio desapareciendo en una ráfaga de viento, mientras esta saltaba antes de que la gran mano del susano la alcanzara. — Que desesperado eres, era de esperarse de los Uchiha —. Comento negando resignada para luego sacar sus tres espadas lanzando una al cielo tomándola con los labios mirando interesada al hombre, mientras las tres se cubrían de chakra.

—A jugar mocosa —. Dijo con una sonrisa el pelinegro corriendo hasta la chica, comenzando una batalla de taijutsu, se notaba que con la experiencia de Madara lograba herir a la pelirosa, pero esta no se quedaba atrás hiriendo de la misma manera a Madara, estos tenían una lucha enfrentándose frente a frente, mientras Naruto miraba la batalla sonriendo arrogante.

—Qué raro que el idiota del dobe se quede observando —. Una voz llamo la atención del rubio que giro la mirada rápidamente topándose con los ojos negros de su mejor amigo.

—Teme —. Susurro ronco mirando que Sasuke se hinco ante él mientras lo golpeaba en la cabeza mirándolo con el ceño fruncido. — P…porque me pegas… Teme —. Gruño el rubio pero luego sintió un ardor en la garganta y tanto el pelinegro como el clon de la pelirosa le jalaron el cabello.

—Cállate idiota, que tienes la garganta rota —. Le regaño la pelirosa fulminándolo con la mirada. — Y tú imbécil —. Dijo fulminando ahora a Sasuke que volteo el rostro de la manera más aburrida del mundo pero suspiro al ver la fulminante mirada que le dedicaba su amiga. — Que esperas, ves a ayudarme —. Gruño molesta, pero este suspiro levantándose de donde estaba mirando interesante la batalla.

—Has mejorado —. Susurro impresionado cuando vio que la chica corría con la mano en alto y las espadas clavadas en el suelo, mientras sonreía arrogante.

— ¡Raiki! —. Grito la pelirosa al momento de que fue cubierta por un gran rayo del cielo y todo a su alrededor comenzó a llenarse de rayos y miraba a Madara arrogante que sonrió de la misma manera al momento que esta lo ataco.

—Katon: Gōka Mekkyaku —. Grito Madara dejando que de sus labios saliera un intenso muro de llamada dirigido solo a la pelirosa que abrió los ojos sabiendo que ella no iba a esquivar eso, chasqueo la lengua mientras hacía unos sellos rápidamente.

—Katon: Gōka Messhitsu—. Se escucharon dos voces en el fondo antes de que el fuego atacara, dejando que de los labios de aquellas dos personas saliera una gran ráfaga de fuego, como una corriente intensiva de fuego. Aquellos dos jutsus hicieron una gran explosión, incluso con dos personas no pudieron detener el jutsu que Madara les había mandado.

—Tsk, ese maldito sí que es fuerte —. Se quejo la pelirosa, limpiando un poco sus labios de las quemaduras que le había causado el anterior jutsu.

—Ni que lo digas, es un Uchiha —. Comento arrogante cubriendo la espalda de la pelirosa mirándola de reojo, la chica asintió lentamente mientras buscaban con la mirada a donde había caído aquel sujeto.

—Presiento que se donde esta —. Susurro la pelirosa sonriendo burlona, mientras Sasuke de un salto se aleja de la zona de la batalla haciendo rápidamente unos sellos.

—Kuchiyose no Jutsu—. Grito el pelinegro al momento que una gran águila comenzara a volar alrededor del campo de batalla y la pelirosa salto concentrando una gran cantidad de chakra en su puño sonriendo arrogante.

—Ōkashō—. Grito la Haruno reuniendo una gran cantidad de Chakra formando un gran cráter en el suelo dejando ver a Madara a unos metros junto a susano que se levantaba lentamente con la espada, la pelirosa sonrió arrogante moviendo sus flequillos de la frente mirando indiferente al pelinegro, cuando Sasuke salto a su lado moviendo lentamente su mano mirando todo el cráter.

—Que fuerza mujer, ¿Y te haces llamar chica? —. Pregunto Sasuke pero quedo callada a una mirada fulminante que le dedico Sakura mientras este movía las manos de arriba hacia abajo en son de disculpas.

—Luego de estas me las pagaras Sasu-chan, pero deja que terminemos con Madara —. Susurro tétrica tronándose los dedos.

— ¡Estoy de acuerdo dattebayo! —. Grito animado un rubio que salto a su lado, todos miraron a Naruto que sonreía arrogante siendo rodeado por el chakra del zorro mientras este tenía su famosa sonrisa, la pelirosa sonrió de la misma forma arrogante al igual que Sasuke.

—Bien, ¿Por qué no nos ponemos un poco serios? —. Pregunto la pelirosa haciendo unos sellos rápidamente cuando su rostro cambio completamente dejando ver una sombra debajo de estos dando a entender que había entrado al modo ermitaño, Sasuke la miro impresionado pero recupero rápidamente la compostura.

—Me parece perfecto —. Comento Sasuke de la misma manera que la Haruno, en sus ojos apareció lentamente la forma de los ojos como los de Orochimaru de color azul, los ojos del pelinegro se volvieron más gatunos, dándole un aspecto más sensual y arrogante.

— ¡Porque ustedes solo hacen unos sellos y yo tengo que quedarme quieto! —. Grito altanero el rubio y sus dos amigos lo miraron como si estuviera loco.

—Porque nosotros sabemos controlar el chakra y almacenarlo, a parte el chakra de naturaleza luego que lo manejes será más fácil unirlo a tu cuerpo, aparte de que nosotros tenemos paciencia y tú no —. Dijo en son de regaño señalando al rubio mientras este bufaba.

—Ya, ya dobe no te sientas mal —. Menciono burlón el pelinegro, mientras este lo fulminaba con la mirada.

—Y tú no te burles, que tienes suerte de no parecerte al pervertido de Orochimaru —. Comento con burla la pelirosa haciendo que el pelinegro la fulminara y esta los ignoro olímpicamente. — Dejen de joder, y vamos a luchar —. Los regaño al ver de reojo que esos dos se mataban con la mirada.

—Sí, si —. Dijeron los dos al tiempo siguiendo con sus matadoras miradas.

— ¿Ya dejaron de jugar? —. Pregunta incrédulo Madara con los ojos entrecerrados mientras estos lo miraban y asentían como niños buenos. — Bien, hora de freír mocosos —. Dijo arrogante tronándose los dedos mientras los tres se miraron burlones y asintieron.

— ¡Hora de volver polvo al viejo! —. Gritaron animados mirándose entre sí, tomando cada uno sus armas, haciendo que dos de ellos los cubrieran
de chakra mientras el rubio comenzaba a hacer algunos Rasengan con las colas que salían alrededor.
La pelea se había vuelto reñida, Madara atacaba y los chicos esquivaban al igual que al revés, los chicos atacaban y Madara se protegía con el susano mientras los tres fruncían cada vez más el ceño, Sasuke había invocado su susano que comenzó a luchar contra el de Madara mientras que los tres atacaban efusivamente hacia el pelinegro.
Uno de los ataques le dio de lleno a la pelirosa por proteger a Naruto que le tomo de la mano y los mando a volar a ambos, Sasuke chasqueo la lengua comenzando a atacar mas furioso a Madara mientras estos dos se levantaban y se miraban entre sí asintiendo.

—Debe haber un truco… ese idiota no piensa morir —. Gruño molesta la pelirosa mirando su estomago tratando de levantarse chasqueando la lengua. — Me rompí algunas costillas —. Susurro.

—Lo siento fue mi culpa —. Se disculpo el rubio ayudándola a levantarse mientras esta lo miro con una sonrisa, y su mente había comenzado a pensar en algunos trucos.

—Naruto invoca a tus sapos —. Dijo mirándolo seriamente. — Acabaremos con ese susano —. Dijo señalándolo el rubio asintió mientras ella hacia rápidamente unos sellos. — Kuchiyose no Jutsu —. Grito la pelirosa al momento de que una gran nube de humo se disperso dejando ver a cuatro grandes dragones, y a dos más pequeños mirando con indiferencia, pero su rostro se recompuso completamente al ver a una pelirosa que miraba indiferente hacia adelante.

—Sakura-sama —. Dijeron los seis haciendo una reverencia, la pelirosa siguió la misma conducta sin despegar la mirada de la lucha de Sasuke contra Madara.

—Romperemos un poco las reglas —. Les menciono la pelirosa, los dragones la miraron con una ceja en alto y esta sonrió arrogante. — haremos el Jigoku doragon no naka de odoru —. Los dragones mostraron sorpresa pero desapareció rápidamente al ver la mirada decidida de su domadora.

—Hai —. Dijeron los seis con respeto.

Una hermosa mujer con rasgos humanos, pero con una larga cola de dragón se encontraba delante de Sakura, sus piernas eran las de un dragón de color morado, mientras su larga cola terminaba en varios cabellos de color kaki, su rostro se mostraba completamente arrogante, siendo que la parte de sus pezones siendo tapada por la piel de lagarto al igual que sus manos, dejando solo libre sus dedos, la mujer tenía el cabello largo de un color rojo, dejando que la parte de su rostro sea cubierto con las misma escamas, dejando que en la parte de atrás varios cuernos se mostraran, la mujer levanto la mirada sonriendo con suma maternidad hacia la chica.

—Alala, dragona de la guerrera, a sus órdenes —.

A su lado estaba un dragón en dos patas pequeño pero sin tener nada de rastros humanos siendo completamente erguido, su rostro era el de un drago afilado y largo de color azul, su cola era corta y vestía una armadura poseyendo unas grandes alas del mismo color, sus orejas eran largas de color dorado al igual que su nariz, tenía una espada que expulsaba un fuerte rayo, y miraba con respeto a la pelirosa.

—Evan, el guerrero joven y afortunado. Esta a sus ordenes Sakura-sama —.

Detrás de estos estaba un hermoso dragón de color celeste oscuro mirando a la pelirosa con total respeto, sus grandes alas se esparcían por todas partes dejando ver que su rostro era el de un lagarto al igual que sus grandes cuernos que cayeron hacia atrás, su escama quedo completamente abierta, dejando ver sus grandes garras de lagarto, y su cola que conectaba con estas, la lengua del drago salió rápidamente tomando una roca que había sido lanzada hacia su ama.

—Dysis, el dragón de la puesta de sol. Como siempre escuchándola y obedeciendo —.

Volando en círculos se encontraba un dragón sin patas, simplemente era completamente largo dejando ver unos grandes formas de escama que sobresalían de su cuerpo, con dos grandes alas de color blanca, al parecer con azul metálico, de ojos rojos era la viva forma de una serpiente, que miraba frunciendo el ceño dispuesta a atacar a su víctima.

—Leander, el dragón con características de un león —.

Al lado se encontraba volando un dragón con mas apariencia de una serpiente gigante, su color era de un naranja completamente oscuro, y sus grandes alas se notaban completamente salidas colando, sus garras eran realmente grandes, y su cola comenzaba completamente gruesa terminando en una lanza, sus dientes completamente afilados, y su lengua se notaba tranquila, aparecían un par de cuernos alrededor y su estomago de forma amarillenta.

—Myron —. El dragón soltó un gran bostezo mirando a su jefa. —. A sus ordenes Sakura-sama —.

A su lado un gran dragón de color rojo, mostrando sus rasgos más finos sus cuernos iban hacia atrás, y la parte de su cara había una especie de pullas como si fuera la cabeza de un lagarto, sus ojos pequeños y boca grande, sus grandes alas rojas se alzaban dispuesto a volar pero sin moverse de donde estaba, su cola se movió rápidamente mandando a volar unos árboles que se encontraban cerca, de su hocico salió disparado dos grandes bolas de humo mirando indiferente a los pedazos de carne alrededor y a su jefa.

—Theron, el dragón cazador —. Gruño completamente rabioso pero luego bajo la mirada y la pelirosa le sobo un poco el rostro que le hizo calmarse. — A sus órdenes —.

— ¿Están listos? —. Pregunto la pelirosa, estos asintieron colocándose en posición mientras esta se colocaba en el medio. — ¡Naruto! —. La pelirosa grito mirando a su amigo que corrió tomándole la mano a Sasuke mientras hacía rápidamente unos sellos.

— ¡Do…! —. No termino de gritar cuando los dos desaparecieron en una nube de humo, dejando el camino libre, Madara frunció el ceño y dirigió su mirada a la pelirosa que sonreía arrogante terminando con el sello del dragón, y una fuerte ráfaga de viento había cubierto el campo, todos giraron la vista a la pelirosa mientras que los que batallaban lejos se quedaron perplejos mirando a la ninja que había abierto sus labios aspirando profundamente al momento de que Sasuke y Naruto aparecieron a su lado cubiertos de una sustancia viscosa.

— ¡Jigoku doragon no naka de odoru! (Baile en el infierno del dragón) —. Grito la pelirosa, al momento de que el cuerpo de los siete había comenzado a brillar. De la boca de la pelirosa había salido una gran ráfaga de viento combinada con fuego, agua, rayo, tierra, y unas flores de cerezo alrededor, los dragos aspiraron el viento dejando salir una gran esfera de sus bocas haciéndola más poderosa, que creciera incluso le hacía competencia al escudo que portaba el susano de Madara. La gran esfera se junto rápidamente haciendo que esta creciera de una manera inimaginable, tomando una gran velocidad dirigida al Uchiha que ensancho los ojos impresionado.
La gran esfera había roto por la mitad al susano haciendo que los otros clones desaparecieran dejando caer al suelo a Gai y Killer completamente exhaustos, Kakashi miro a sus alumnos con una sonrisa bajo su máscara, saltando evitando un ataque de un cansado Obito que abrió los ojos completamente asustado corriendo hacia el polvo donde antes estaba Madara. La pelirosa cayó al suelo tratando de recuperar la respiración sujetando uno de sus ojos, que se veía completamente opaco, la chica chasqueo la lengua Miranda detenidamente hacia la zona de batalla mirando los pedazos de Madara alrededor de un pelinegro.
Los dragones desaparecieron en una nube de humo y Sasuke al igual que Naruto corrieron al ver a la pelirosa que estaba respirando agitadas, los dos se miraron haciendo un clon de cada uno mientras corrían hacia Obito con la arma en la mano, a lado de la pelirosa apareció Kakashi cargándola mientras esta le sonreía levemente. La chica subió su mano un poco tocando a su sensei mientras este la miro impresionado, esta se acerco subiendo el rostro hacia su oído riendo un poco.

—Sensei, se rompió su máscara —. Kakashi ensancha el ojo completamente sonrojado mirando a la pelirosa que le guiño el único ojo que en esos momentos servía para observar la batalla de Sasuke y Naruto contra Obito, que por estar completamente débil lo vencieron fácilmente, los dos giraron al ver los rastros de Madara haciendo rápidamente unos sellos.

—Shishō Fūin—. Gritaron los dos al momento de que un símbolo cubrió por completo las ultimas cenizas de Madara dejándolas en el suelo que comenzó a desaparecer, el Uchiha y el Uzumaki se miraron y cayeron al suelo completamente rendidos con los ojos cerrados, la pelirosa camino lentamente hacia ellos con la ayuda de su sensei, que fue salvado por la pelirosa que le prestó una máscara tirándose en el suelo junto a los otros dos.

—Era de esperarse de Naruto que supiera esa técnica, pero de Sasuke —. Susurraba Kakashi mirando el cielo.

—Hmp —. Gruño molesto.

— ¿Las leíste por el pedófilo? —. Pregunto burlona, y los otros dos soltaron una risa, mientras Sasuke volteaba a fulminarla. — Vale, vale lo siento Sasu-chan pero es la única razón que le encuentro, Naruto por ser un Uzumaki por parte de su madre es obvio que sepa técnicas de sellado —. Comento restándole importancia.

—Eres molesta… al igual que cuando teníamos ocho —. Comento burlón y la pelirosa levanto una ceja comenzando a reír.

—Me alegra de que te dieras cuenta, que al igual que tu era molesta cuando tenía ocho —. Le comento restándole importancia, los cuatro miraban el cielo con nostalgia.

—Estamos de nuevo reunidos… —. Susurro Kakashi llamando la atención de los tres que asintieron lentamente. — Eso me alegra bastante —. Susurro tranquilo, pero luego se levanto un poco mirando a sus alumnos que habían quedado completamente dormidos en el pavimento, rio un poco al notar que los tres estaban completamente dormidos.

— ¡Kakashi-san! —. Grito un moreno acercándose rápidamente hacia el peligris.

•• Fin del flash back ••

—Y así, es como ayudamos en la cuarta guerra ninja —. Todos miraban impresionado al rubio mientras este sonreía arrogante pero su mirada se notaba nostálgica.

—Ne, Naruto-san ¿Por qué Uchiha-san no está en la aldea? —. Pregunto un chico levantando la mano, Naruto sonrió de la misma forma levantando un pulgar felicitándolo por su buena pregunta.

—Bueno, el teme prefirió trabajar para la aldea como un espía con su propio equipo, pero eso no quita que de vez en cuando por ordenes de la Hokage trabaje con algunos de nuestros experimentados ninjas —. Comento como buen político mirando a los chicos que lo miraban interesante.

—Buena charla, Naruto —. Felicito un castaño, con los ojos marrones, y una cicatriz arriba de la nariz mirando al rubio con una sonrisa nostálgica, el hombre palmeo dos veces mirando a sus alumnos que seguían observando al rubio con una sonrisa.

—Bien chicos, ciento que he quitado ya tiempo a la clase de Iruka-sensei —. Comento Naruto con cierta pena, mirando a los estudiantes que suspiraban aburridos mirando a Iruka que se le hincho una vena en la frente.

—Bien, espero que les haya gustado la charla de Naruto, la próxima vez le pediré a uno de mis ex alumnos que les eche una charla sobre las formas de ser un mejor ninja, Naruto alargo una sonrisa cruzándose de brazos a la altura de su pecho señalando a los chicos que lo miraron interesados.

—Recuerden, que en este mundo los que no cumplen las reglas son llamados escorias —. Los chicos parpadearon un par de veces al escuchar lo frio y déspota que se escucho asombrando a algunos. — Pero… —. Todos lo miraron levantando una ceja e Iruka sonrió agradecido y orgulloso de su alumno — Aquellos que abandonan a sus amigos, son peor que escoria —. Comento sacándole una risa a Iruka y los niños miraban impresionados al rubio — Los ninja de Konoha son compañeros, camaradas, compadres, amigazos, entre otras cosas, no importa si nos traicionamos en el amor, en la amistad, en la compañía o quizás somos rivales en cada una de estas, pero recuerden que siempre y nunca nos traicionamos los unos a los otros, porque dentro de nosotros existe la voluntad de fuego —. Comento tranquilo, mientras los chicos lo miraban ilusionados. — ¡Su próximo Hokage os ama! —. Grito como un loco, colocando sus manos en las caderas, comenzando a reír.

— ¡Y nosotros amamos al próximo Hokage! —. Gritaron las niñas ilusionadas mirando al rubio con corazones en los ojos mientras este hacia unos sellos desapareciendo en una nube de humo, dejando que todos comenzaran a murmullar algunas cosas.


En una residencia, donde se veía correr a niños y adultos de un lado a otro, algunos niños sentados delante de una mujer que hacia sellos lentamente con las manos comenzando a manejar las flores mientras los chicos abajo intentaban hacerlo, otros simplemente practicaban lucha, moviendo sus piernas, lo que reflejaba aquellos cambios en aquella personas, eran los ojos azules o jade que se podrían notar y el cabello fucsia oscuro o rojo borgoña en la mayoría de hombres y mujeres, o algunos que portaban el cabello plateado con rasgos borgoña, los jóvenes y adultos caminaban tranquilamente con las manos en los bolsillos pero se detenían y miraban de reojo una enorme casa, más bien una enorme cabaña hecha completamente de madera de tres pisos, en la parte del costado izquierdo subía una gran mural hecha de piedras que sujetaba la madera de manera completamente tranquila, donde se observaba la chimenea entre algunas ventanas, tenía una entrada realmente hermosa con algunas escaleras, un balcón en el segundo piso siendo cubierta por un techo completamente largo que cubría todo el balcón, en la parte del costado las ventanas sobresalían dejando ver el pequeño balcón del tercer piso, mostrando tres que eran de las tres habitaciones de arriba, mientras que en el segundo piso solo se notaba en la parte de adelante un gran balcón mientras que en la de atrás se notaban otros tres, el techo subía como si fuera un triangulo, dejando ver la pequeña ventana de la azotea.

La gente miraba la casa con una gota de sudor al escuchar lo animado que se escuchaba dentro, la verdad es que al pasar por ella donde la líder del clan se encontraba les hacía pensar que como cosa extraña aquella pelirosa disfrutaba de la compañía de sus compañeros de batalla, algunos pasaban de largo pero sin evitar mirar por la ventana a las sombras que hacían unas que otras cosas extrañas.
Ampliando la mirada dentro de la casa se podía observar a un Suigetsu tirado en el suelo con las palomitas en mano mirando a la pantalla del televisor, a su lado una lata de cerveza, con una camisa sin manga ceñida a su cuerpo con unos cinturones en su pecho y en su cintura de color café, junto a un largo pantalón de color celeste ceñido a su cuerpo, dejando ver que en la parte de atrás cargaba una gran espada, dejando mostrar sus grandes dientes de serrucho mirando interesante la película.

Atrás de él una peliroja que saltaba cada vez que aparecían algunas bestias en la televisión mirando a la pantalla con sus anteojos acomodándolos, vestía un short de licra de color negro, con una blusa manga larga de color morada, y unas largas botas ninja de color negro, la chica pateaba a un enemigo invisible mirando la televisión gritando de vez en cuando.

A su lado aburrido mirando con flojera la televisión, se encontraba un gran peli naranja, mirando sin intensiones escondidas la televisión aburrido. Que seguía con su capucha pero se podía notar un pantalón negro y una camisa corta de color blanca, mirando aburrido la televisión con un té en mano y una bolsa de galletas de chispa de chocolate.

Al final aburrido se encontraba un pelinegro con expresión de fastidio, una cerveza en la mano mirando aburrido el televisor, vestía una camisa de color negra al cuello sin mangas dejando ver lo bien formados que estaban sus brazos, detrás de esta un símbolo con su clan bastante grande, estos eran cubiertos por unos calentadores de color azul en sus muñecas, un pantalón largo de color azul oscuro cayendo hasta sus tobillos dejando ver unas sandalias de color celeste, en su cintura portaba un largo cinturón de cuerda morada donde sujeta su espada, mirando a la nada completamente aburrido, sus piernas cruzadas en el aire permitían ver que de sus rodillas se notaban vendadas al igual que las piernas.

— ¡Bien Alice! ¡No te dejes vencer de esos zombies! —. Grito Suigetsu levantándose.

— ¡Oh, hará el jutsu con el elemento quemar! —. Grito emocionada Karin mirando la pantalla con total interés mirando los sellos de la mujer, los dos niños digo Karin y Suigetsu la imitaron inflando sus mofletes mirando la pantalla con total devoción.

— ¡Shakuton: Kajōsatsu! —. Gritaron los dos niños que estaban en esos momentos en la gran casa levantando sus manos completamente a gustos de lo que pasaba, viendo como unas esferas de fuego, semejantes a pequeños soles se colocaban alrededor de los zombie quemándolos al instante.

— ¡Así se hace! ¡Carajo! —. Grito Suigetsu viendo como la mayoría de los zombie estaban en el suelo, mientras el saltaba a celebrar. — ¡Definitivamente “Apocalipsis shinobi” estuvo mucho mejor que el capítulo de “Walking shinobi dead”! —. Gritaba Suigetsu con las manos en su cintura riendo como loco.

—Era de esperarse, Milla es una diosa —. Comento con corazones en los ojos Karin mirando a la pantalla la rubia que se detenía dejando ver un extraño dojutsu en sus ojos mientras los otros dos gritaban como fan mirando hacia la pantalla.
— ¡Imoto tu sensual y papacito hermano regreso de su traumática misión! —. Se escucho un grito en la puerta todos giraron automáticamente viendo saltando a un joven que aparentaba unos 25 años que se detuvo en la sala abriendo los ojos horrendamente mirando a los cuatro que les salió una gota de sudor en la nuca. — ¡Mi hermana se multiplico en cuatro! ¡Y lo peor que todos son feos! —. Grito haciendo su boca en forma de una gran O haciéndole competencia al cuadro ante la mirada incrédulos de todos, pero luego se relajo al ver que uno era uno de los que él conocía. — Oh, pero si solo es el pelo de gallina, y sus pollitos —. Dijo restándole importancia.

Ante la mirada incrédula de todos en la puerta de la sala se encontraba un hermoso castaño rojizo que miraba ante todos con una sonrisa burlona, sus ojos se notaban que eran completamente hermosos siendo verdes completamente claros, dejando ver un reflejo jade en estos dándole un cierto parecido a los de su hermana, con la cosa que eran rasgados dándole un aura completamente frívola y arrogante, su sonrisa se podría notar al momento que observaba a todos, su cabello era peinado y caía hasta la mitad de su cuello, dejando un peinado que caía en la parte de atrás como una pequeña coleta pegada a su cabello dejando varios flequillos arriba, que unos cayeran en su rostro y otros alrededor. Vestía un pantalón de color negro que le quedaba metido entre las botas de color kaki, dejando ver que sus piernas quedaban ceñidas a su cuerpo, una camisa manga larga de color roja debajo de una camisa hasta sus hombros de color negra pegada a su cuerpo, encima de un chaleco Jonin con el símbolo de su clan detrás de este, y varias franjas rojas en sus costados, tenía una katana amarrada con un lazo rojo en su cintura y en su hombro derecho se dejaba ver la banda de la hoja, mientras fruncía mas el ceño pero luego suspiro mirando a sus “invitados” (N/A: Por si no lo conocen Okita Souji *--* de Hakuouki)

—Souji —. Gruño el pelinegro por su apodo mientras este sonría burlón y se levantaba de hombros entrando por completo en la casa ante la mirada sonrojada de la peliroja y la burlona de Suigetsu hacia Sasuke mientras que Juugo miraba todo tranquilo.

—Que hay pelo de gallina, es raro verte en la aldea —. Comento tomando una cerveza de donde tenía ellos en una caja con hielo abriéndola para colocarla en sus labios. El chico frunció el ceño pero ignoro el comentario pasándolo por alto.

—Estaba informando a la Hokage sobre algo que encontré cuando viajaba con mi equipo —. El castaño asintió un poco y volteo hacia la puerta donde escuchaba un ligero sonido, levanto las orejas y su cuerpo brillo completamente y todos lo miraron como si estuviera loco.

—Sasuke ya… —. La pelirosa no siguió cuando sintió que una mancha castaña rojiza la había secuestrado mientras la apretaba contra el cuerpo ajeno y lloraba a mares, la chica levanto una ceja y suspiro frustrada a saber quién era. — Aniki —. Llamo ruda haciendo que el chico hiciera una cara de perro mojado y la miraba parpadeando un par de veces, la chica suspiro sonrojándose toda volteando el rostro ante la mirada burlona de Sasuke y los otros les salía una gota mas grande. — O…Onii…tan… Bienvenido… —. Dijo en un susurro pero todos como eran ninja la escucharon y se mordieron el labio para no reír.

— ¡Sabia que mi hermanita era así de dulce! —. Grito moviéndola de un lado a otro a una pelirosa que fulminaba con la mirada a Sasuke que seguía con una sonrisa burlona.

— ¡Ya deja de reír, tengo un asunto importante contigo Sasuke! —. Grito regañando a su hermano que la soltó dejándola en el suelo mientras volteaba a ver al pelinegro y se sentó de nuevo en el sofá subiendo las piernas a la mesa mirando indiferente a un reality show donde habían varios ninjas respondiendo preguntas a la azar de algunas aldeas.

La pelirosa le explico lo que hablo con la Hokage y el equipo que había decidido para la misión, los dos se encontraban en la mesa de la sala mientras el televisor se escuchaba a un sonido bastante ruidoso para los dos pero eso lo hacían entretenerse mas ya que se leían los labios entre los dos.

— ¡Que mentira es esa! —. Grito Suigetsu levantándose señalando el televisor. Los dos giraron a ver a los tres niños y a un adulto que miraba aburrido la televisión.

— ¡Cierto! —. Grito Souji señalándolo ahora haciendo que la pelirosa le saliera una gota de sudor al igual que al pelinegro. — ¡El apodo de Kakashi-sempai es “Ninja Copy” no Copie ninja! —. Gritaba jalándose los cabellos señalando a un ninja de la arena que reía nervioso.

—Eso es verdad ¡Como hozan ofender al gran Kakashi Hatake! —. Gritaba fuerte el peliblanco mientras una vena se le hinchaba a los dos que estaban en la mesa. — ¡A parte se dice que ha copiado más de 1000 jutsus! ¡No que puede ser que maneje 1000 jutsus! ¡Estúpidos ninjas de la arena! —. Grito señalándolos mientras se estresaba de la misma forma que el castaño.

—Me sacan de quicio —. Susurro tétrica la pelirosa llamando la atención de todos el televisor se apago y ellos subieron la mirada viendo una tétrica mujer que sus cabellos se movían alrededor de su rostro tipo Kushina mirando a los ninjas que se hicieron pipi en sus pantalones mirando a la mujer como si fuera medusa quedándose en piedra mientras esta los amenazaba. — Vuelvan a hablar, gritar o hacer una de sus payasadas y los castros y a ti —. Dijo mirando a Karin que palideció toda temblando. — Hago que te viole Gai-sensei —. Gruño molesta dándose la vuelta dejando a una peliroja completamente asustada y a tres chicos callados completamente. “Debí hacer eso hace tiempo” pensó frustrada.


______________________________________________________________________

Una pierna golpeaba una bolsa de boxeo mirando escuchando entretenida como la batalla en la otra habitación hacia gritar completamente tétrico a la mayoría que se encontraba hay, la chica dio un gran salto golpeando con su pierna la bolsa haciendo que esta se caiga de un golpe dejando que una gran nube de polvo se levantara haciendo que esta moviera su cabello de un lado a otro completamente arrogante. Una blusa pequeña que solo tapaba sus senos amarrada con una manga delgada, y un short pequeño de tela que cubría mas debajo de sus muslos, con unas medias altas y unos zapatos tenis, sus manos eran cubiertas por unos guantes rojos, mientras que en su cabello caía una larga coleta, dejando varios flequillos de color rojo.

Escucho la mujer un aplauso de un hombre detrás de ella, la chica se giro hasta ver a su mejor amigo que sonreía como bobo vestido con una camisilla de color blanca dejando ver sus fuertes brazos y una pantaloneta de color azul, el chico camino hacia ella levantando la mano mientras esta la chocaba haciendo que los dos rieran con arrogancia, el pelirrojo se desordeno un poco el cabello dejando salir una larga sonrisa arrogante.

—Bien Saku estamos preparándonos para las competencias de gran escala, espero que pronto estemos realmente listos —. Comento cruzándose de brazos y la chica asintió lentamente.

—Oh vamos Sasori que las cosas no se pueden poner peor —. Comento cruzándose de brazos pero luego los dos rieron yéndose a cambiar.
Al salir de aquel lugar caminaban los dos tranquilos por las grandes calles de Tokyo, habían unos altos edificios dando a entender que estaban en una ciudad, la gente pasaba a sus alrededores hablando por teléfono, otros se encontraban en sus trabajos, y otros comiendo en restaurantes, los chicos caminaban tranquilamente con la mirada puesta hacia adelante deteniéndose en una acera levantando la mirada observando una gran pantalla.

La pelirosa vestía un vestido manga larga hasta sus codos de color negro que le cubría mas arriba de las rodillas diez dedos dejando ver su bien formadas piernas y largas pálidas, sus botas subían hasta debajo de sus rodillas de color café dándole un aura completamente dulce y arrogante, el vestido le quedaba ceñido a su cuerpo dándole un aspecto completamente hermoso, su cabello caía en todo su esplendor ondulado dejando ver sus puntas de color negro, con rojizo y amarillo, dándole un aspecto sensual y rebelde, en su cabeza traía una boina que cubría un parte de su cabello, y varios flequillos caían en su frente.

A su lado el pelirrojo llevaba una camisa manga larga con los tres primeros botones desarreglados y un jean oscuro con unos zapatos de color negro, un cinturón con la hebilla en forma de S, mientras tenía un cigarrillo en sus labios y unos anteojos oscuros mirando indiferente hacia el frente, mirando de reojo como los carros pasaban a una velocidad constante a su lado.

—Hey Sasori, ¿Ese no es Minato? —. Pregunto señalando a la pantalla donde salía un hermoso rubio de cabellos rubios desordenados dejando ver lo hermoso que era, mientras que sus rasgados ojos se podrían notar realmente brillantes, mientras su cuerpo se notaba realmente corpulento, el hombre levanto la mirada alargando una sonrisa arrogante, hablando hacia todos los que estaban cerca y los que lo vieran por televisión.

—Mi tío y sus teatros —. Dijo con una gota de sudor mirando al rubio que estaba hablando fuerte y claro llamando la atención de todos que voltearon a mirarlo mientras comenzaban a murmurar, la pelirosa soltó un suspiro comenzando a camina seguida de un burlón pelirrojo por sus teatros.

—Oye Sakurita ¿No deberías estar en la escuela? —. Pregunto Sasori mirándola mientras esta se alzaba de hombros.

—No quería ir hoy, no había nada interesante —. Comento restándole importancia a una sonrisa burlona de la pelirosa para luego caminar seguida de Sasori que entraron en un restaurante, nada más ni nada menos que Mc Donal’s.



Última edición por Andre Neko-Dark el Jue Nov 01, 2012 2:27 am, editado 1 vez
avatar
Andre Neko-Dark
Administrador
Administrador

Mensajes 122

Edad 22

Fecha de nacimiento 02/06/1995

Fecha de inscripción 23/05/2010
Femenino
Empleo /Ocio Nada ¬¬


http://www.youtube.com/user/andre02caro1

Volver arriba Ir abajo

Re: Parallel World.

Mensaje por Andre Neko-Dark el Jue Nov 01, 2012 2:26 am

______________________________________________________________________

Dentro de un salón de clases se encontraba un rubio aburrido con las piernas en el escritorio, mirada perdida hacia fuera de la clase observando aburrido el jardín, su cabello completamente desordenado dejaba caer varios flequillos en su rostro dándole un aura completamente sensual y arrogante, el chico tenía unos anteojos completamente elegantes, mientras leía tranquilamente una revista, pasando lentamente las manos, el uniforme del rubio era distinto al de todos, era de color blanco, su pantalón y chaqueta eran de color blanca, y se le veía ceñida al cuerpo, dejando ver una camisa de color negro debajo de esta con una corbata de color roja, y un gancho con una hermosa flor naranja sujeta a este, (N/A: Nah, es el de vampire knight) dejando ver que la chaqueta estaba completamente abierta dejando ver su bien formado pecho, y su pies al tener abierta la camisa, dejando ver que su cortaba estaba desordenada, y su rostro aburrido.

En la parte de atrás se encontraba una peli azul, con el traje blanco al igual que el rubio, con la gran diferencia de que el de ella era un vestido, y portaba un lazo no una corbata, mostrando completamente tranquilidad, sus grandes ojos perla y su cabello azulado caía por su espalda con dos grandes coletas, dejándola ver tierna y dulce, pero su ceño fruncido y sus labios pintados quitaban toda la dulzura de la chica. Tenia de igual forma unos anteojos mirando indiferente al rubio que seguía quejándose por lo bajo sacando leves risas burlonas de su mejor amiga.
El resto de los chicos portaba un uniforme de color negro, era igual al de los demás pero a diferencia no era tan elegante, de hecho tenía un aura completamente distinta a la forma de portar el uniforme pero igual se veía completamente elegante, el de las chicas era una falda corta, mientras que el de los chicos era un pantalón completamente oscuro, la mayoría miraba interesados hacia el chico rubio que se quejaba y la chica peli azul que miraba aburrida hacia adelante mientras susurraban un par de cosas.

—Maldita sea, ¿Por qué este año me toca en esta aula? —. Gruñía molesto el rubio mientras la peli azul miraba hacia afuera.

—No escuchaste a Tsunade que nos iba a cambiar porque siempre era lo mismo con nosotros Naruto, al tener las mejores notas de la escuela debes influenciar a los demás estudiantes —. Comento como toda sabia mientras el rubio se enderezaba mirando interrogante a la peli azul.

— ¿Qué tiene eso de malo? Extraño mi clase —. Susurro como niño pequeño haciendo un punchero, sacándoles un suspiro a todas las mujeres de ahí que fueron calladas con una mirada fulminante de la peli azul.

—No te quejes tanto Naruto —. Gruño mirándolo para luego suspirar. — Somos los nueve mejores estudiantes de toda la escuela tenemos que entrar y llevarnos bien con todos, empezamos por Sakura-chan que tiene el primer puesto, seguimos contigo, luego conmigo, Neji, Temari, Gaara, Tenten, Shikamaru y Kiba —. Comento cruzándose de brazos. — No ha habido otro estudiante que supere las notas sobre 95 para que ocupe el puesto 10 de los mejores estudiantes por esa razón tenemos que asociarnos a mí tampoco me gusta estar con los retrasado por no hay otra forma —. Dijo sabionda ante la mirada aburrida de su mejor amigo. —Solo serán las primeras clases, si esto no funciona regresaremos a nuestra aula especial —. Comento con una tierna sonrisa haciendo que el rubio asintiera lentamente.

Luego de unas horas la puerta se abrió dejando entrar a un alto peliplata, de aspecto flojo y aparecía medio dormida, entrando tranquilamente mientras se hace indiferente ante la mirada de sus estudiantes, entro con un libro anaranjado en mano leyéndolo tranquilamente, sus ojos negros se notaban que estaba realmente aflojerado vistiendo una camisa larga hasta la parte de sus labios y nariz cubriéndola, mientras rebeldes flequillos caían por uno de sus ojos tapando una cicatriz que este portaba, su mirada adormilada y la sorpresa de la mayoría que se encontraban hay al ver al peliplateado entrar a un salón completamente tranquilo, dejando ver una camisa encima de aquella que traía que le cubría el rostro dejando ver lo bien formado que estaba, con un pantalón ceñido a su cuerpo de color negro, y unos zapatos del mismo color en sus piernas, el hombre suspiro mirando a todos sus alumnos.

— ¿Dónde está Sakura? —. Pregunto el peligris llamando la atención de Naruto y Hinata que se alzaron de hombros y miraron los dos puestos vacios, los dos se miraron y Hinata de un salto que dejo ver parte de su trasero haciendo sonrojar a todos los hombres se sentó alado de Naruto mientras Kakashi suspiraba a ver a sus problemáticos alumnos. — le dije que viniera —. Se quejo colocando una mano en su frente mientras la movía en son de regaño. — Esa mocosa cree que todo es como ella quiere —. Seguía en su monologo y todos lo miraron como si estuviera loco.

—Hay ya Kakashi deja el drama —. Dijo Hinata mirándolo con una gota de sudor mientras el peliplata la mirada ofendido y la chica suspiro. — Mejor da la excusa de siempre por llegar tarde —. Comento restándole importancia, y los alumnos se sorprendían mas al conocer como se llevaban con aquel maestro.

—Claro Hinata, como tú no eres su tío y será regañado por mi hermana por no saber por dónde se pierde su hija en horas de clases es por eso que no te preocupas —. Dijo indignado señalando a la peli azul que rodo los ojos fastidiada, el rubio sonrió burlón y el resto de la clase se asombraron sabiendo que aquel peliplata era el tío de la pelirosa, todo tenía claro el mejor maestro que obtuvo un doctorado a los 19 años, siendo el tío de la mejor estudiante de la escuela, todo tenía sentido. — Pero en fin, esta vez tengo una gran excusa —. Comento heroico mientras el rubio levantaba la mano como niño bueno y el peliplata lo fulminaba porque no lo dejaban hablar.

—Alguna como “Lo siento chicos me he atrasado por estar viendo pornografía” —. Imitaba la voz del peliplata haciendo que todos en el aula se sonrojaran a excepción de aquellos tres que se fulminaban — O quizás “Me perdí en el sendero del burdel de la esquina, ¿No han ido a la zona rosa? Aquellas señoritas tiene un gran y profundo hueco” —. Seguía el rubio imitando al peliplata haciendo sonrojar más a los estudiantes. — O quizá… —. El rubio no termino por que la peli azul le tapo la boca y el peliplata la miro agradecido pero esta simplemente lo ignoro.

—Párale ya Naruto, que sabes que siempre cambia de escusa, simplemente escuchemos a ver qué tiene que decir —. Comenta restándole importancia.

—Si me dejaran hablar mocosos desagradecidos —. Dijo señalándolos los alumnos miraban a los tres parpadeando un par de veces sin contestar nada, sabiendo que los de la clase “S” eran de temer. — En fin, llegue tarde porque tendremos un nuevo estudiante transferido. Adelante —.
Un chico con el uniforme de color negro había entrado llamando la atención de todos, pero las chicas al verlo rodaron los ojos fastidiadas y los chicos se mordieron la lengua para no reír, mientras que Naruto levantaba una ceja y Hinata sonriera burlona por la apariencia del chico.

(N/A: No me maten, al principio será un nerd completamente tonto, pero llamara la atención de los chicos populares de la escuela, pero antes de que conozca a la otra Sakura y Sakura de esa dimensión lo cambia completamente, si lloro por poner al chico así pero es por el bien del fic –dramática-)

Su cabello negro estaba completamente largo y le caía hasta la espalda amarrado en una pequeña coleta completamente peinado, dejando caer solo dos flequillos en su frente delgados que no cubrían absolutamente nada, sus ojos eran de un profundo ojos negros pero su mirada era tapada por unos grandes lentes de fondo de botella que le hacían opacar su hermosura, su sonrisa ni siquiera se apreciaba de hecho, si sonreía se podría apreciar unos frenillos, el chico vestía completamente normal el uniforme y brillante, todos miraban entre burlones y arrogantes al nuevo, al saber que había llegado otra burla dentro de la famosa escuela.

Kakashi se aclaro la garganta llamando la atención de todos en especial del pelinegro que se giro lentamente sonrojado hacia el maestro sabiendo que pronto seria el proceso de burlas de sus compañeros.

—El es Uchiha Sasuke —. Todos asintieron desapareciendo toda clase de muecas haciendo sorprender al pelinegro por el poder intimidante del profesor. — Llego hace unas semanas de Estados Unidos, y como verán es becado —. Aclaro ante la mirada de todos pero luego estos cambiaron la mirada al chico sabiendo que el apellido Uchiha no era aclamado mucho en nadie, así que fue algo que supusieron. — Uchiha —. El chico giro al ver a su maestro al notar que le había llamado. — Presentante, di tu nombre, año, gustos y disgustos —. Comento en forma de orden el maestro haciendo asentir al pelinegro.

—U…Uchiha Sasuke… 17 años… —. Hablaba entrecortado ante la mirada de burla de todos, pero dos en especial miraban al chico como una pieza de oro. — M…me gusta estudiar… y me disgusta… mucho… las cosas…fáciles —. Término de decir con voz completamente temblorosa, y los estudiantes lo miraban con una sonrisa más burlona.

“Y bien Hinata-chan”

La chica miro interesante el mensaje del messenger que Naruto le había enviado, mientras esta escribía de igual manera interesada. Mientras el rubio miraba interesado al chico delante de ellos.

“Es una pieza de oro Naruto, ¿Sabes lo que ganaremos por cambiar por completo a un nerd?”

Escribía emocionada la peli azul recordando todos los cambios que habían hecho, tanto así que un aura brillante los lleno por completo y todos voltearon a mirarlos Kakashi frunció el ceño y luego miro al chico que estaba a su lado.

“Presiento que lo ven como un pedazo de carne” Pensaba el peligris mirando a sus dos alumnos que su aura se volvía cada vez más grande dejando salir un largo suspiro. “Siento pena por él”

—Bien señor Uchiha, puede sentarse detrás de aquellos dos que están desprendiendo una descomunal aura brillante —. Este asintió y comenzó a caminar pero un pie le hizo tropezar caer en el suelo, la carcajada resonó en todo el salón de clases, el chico se levanto torpemente y el aura brillante de los dos desapareció mirando en el suelo al pelinegro.

—Jajajaja a parte de nerd es un idiota jajajaja —. Se reía a carcajada un castaño de ojos verdes que miraba en el suelo a aquel chico que estaba completamente sonrojado y se levanto rápido del suelo colocando lentamente sus gafas.

— ¿No creen que se comportan como unos niñitos? —. Pregunto una voz arrogante y todos miraron hacia Naruto que se enderezaba con unos libros entregándoselos al chico que el tomo dudoso pero igual bajo su cabeza en reverencia. — Deberían respetar por lo menos a los demás —. Siguió con su monologo sorprendiendo a los alumnos que bajaron la cabeza derrotados.

—Bien hecho Naruto —. Susurro la peliazul levantándose igual que el rubio a su lado cruzándose de brazos. — Soy Hinata Hyuga, un gusto conocerte Sasuke-kun —. Dijo dulce la peliazul sorprendiendo a todos qué observaron con envidia al pelinegro que bajo la cabeza rápidamente. Completamente sonrojado.

—Naruto Namikaze —. Comento con las manos en sus caderas sonriendo mientras el chico se asombro al escuchar su apellido.
— ¿E…eres algo de Minato… Namikaze? ¿El presidente… de Japón? —. Pregunto impresionado mientras el rubio sonreía con arrogancia mirando hacia el fondo que apareció rápidamente una cascada con el agua chocando entre las rocas, y todos miraban detrás al rubio a muchos hombres trabajando mientras hacía que el cabello de aquellos dos se moviera de manera lenta y sensual.
“Lo que hace el dinero” pensaron con una gota de sudor a aquellos dos que estaban cruzados de manos.

— ¡Claro! Es mi padre —. Comento con arrogancia comenzando a reír como loco.


______________________________________________________________________


Un helicóptero de color negro bastante hermoso de hecho, bajaba en la cima de un gran edificio, dentro de este dos hombres con aspecto completamente gruesos y arrogantes miraban interesados el lugar donde habían aterrizado, los hombres dirigieron una mirada a un bosque que tenía un aura completamente distinta a la mayoría de los lugares que ellos visitaban, los dos se miraron entre sí dejando caer por completo sus cuerpo al suelo sonriendo arrogantes.

—Daemon-sama —. Hablo respetuoso un hombre de piel oscura y ojos profundamente negros.
— ¿Dónde se encuentra Ethan? —. Pregunto con voz completamente seca mirando de reojo a un hombre que se enderezo completamente mirando al hombre con el ceño fruncido.

—En estos momentos está en Egipto, ha encontrado la entrada para obtener el poder de las famosas cartas —. Comento haciendo una reverencia, el hombre giro la vista asintiendo lentamente en son de entender, dejando que su rostro se vea, donde unos grandes ojos azules se notaban.

—He escuchado sobre las historias, pero nunca pensé que fuera verdad —. Comento tranquilo cruzándose de brazos. — quiero tener ese poder en mis manos, dile a Ethan que se apure —. Ordeno frio y déspota ante la mirada de sus hombres.

______________________________________________________________________


Una hermosa chica de cabellos largos castaños corría por las calles de Tokyo mirando a todas partes completamente asustada, sus grandes ojos verdes miraba interesada la escuela donde iba a entrar, dejo salir un largo suspiro de sus labios cerrando los ojos volviéndolos a abrir dejando ver sus hermosos ojos y su sonrisa, la chica vestía aquel uniforme de color negro que sorprendía a todos los que estaban alrededor, la castaña junto sus manos comenzando a entrar ante la mirada boba de todos los hombres, la chica camino lentamente hacia la dirección ante las indicaciones de una chica que encontró por ahí mientras cerraba los ojos delante de una hermosa mujer rubia de grandes senos, la chica la miro parpadeando un par de veces.

— ¿Sakura Kinomoto? —. Pregunto tranquila, ante el asentimiento de la chica con su cabeza en forma de saludo y respeto. — Bien, ya que llegas un poco tarde veré con quien te enviare a tu aula de clases —. Comento tranquila buscando informes.
La puerta se escucho lentamente tocada, y las dos mujeres voltearon a ver a la puerta, donde entro un alto y hermoso castaño de ojos perla que hizo sonrojar a la chica, el chico tenía el cabello realmente largo amarrado en una coleta baja, el chico vestía con el uniforme blanco dejando ver algunas marcas de cicatrices por peleas, pero una venda se amarraba en su frente dando a entender que era el líder de una pandilla o algo, pero sin evitar dejar aquel sonrojo de la chica.

—Oh, Neji —. Dijo la rubia animada el castaño levanto una ceja mientras las fruncía sabiendo que no debía entrar en esos momentos. — Como eres uno de mis preferidos estudiantes y estas en su misma clase, porque no llevas a esta dulce y hermosa señorita a su salón de clases —. El chico bajo la mirada topándose con una sonrojada y hermosa chica castaña, el castaño suspiro frustrado al saber que debía hacerle ese favor a su rubia directora y atolondrada tía.

—Ne, tía esto es el informe de los clubes de este año, falta todavía el de Sa-chan que no vino a clases —. Comento pasándole unos libros a la mujer que los tomo verificando toda clase de club, pero levanto una ceja a lo que dijo y el suspiro. — No sé qué paso, seguramente se quedo vagando con Sasori sabes cómo es —. Comento restándole importancia y la rubia asintió mientras les hacía señas de que se fueran.

—Ne, un gusto conocerlo Neji-san me llamo Sakura Kinomoto —. El castaño se asombro un poco girando a ver a la chica mientras esta lo miraba un poco sonrojada.

— ¿Sakura? —. Ella asintió, el chico suspiro sabiendo que estaba rodeado de flores a su parecer mientras caminaba de la misma manera delante de ella.

— ¿Pasa algo Neji-san? —. Pregunto la chica interesada.

—Tienes el mismo nombre que mi mejor amiga —. Comento tranquilo ante la mirada asombrada de la chica. — ¿Te parece si te llamo Sakura-chan? —. Pregunto girando a mirar a la chica que asintió emocionada mientras el chico le devolvía una sonrisa un poco sincera.
—Claro Neji-kun ¿No te molesta cierto? —. Pregunto el castaño negó lentamente y la chica alargo mas una sonrisa.

______________________________________________________________________


Un chico de piel oscura había salido rápidamente de unas tumbas soltando todo lo que tenia entrando al ambiente frio del desierto de noche, mirando entre todas las carpas a la más grande donde se podría notar una silueta sentada leyendo, el chico corrió hacia aquella abriéndola de golpe, el que se encontraba leyendo dirigió una fría mirada a uno de sus subordinados que respiraba agitadamente.

—Ethan-sama —. Trato de decir el nombre del chico que levanto una ceja cerrando el libro mientras rodaba la silla levantándose mirando interesante a el otro. — Lo hemos encontrado, la puerta al infierno —. Comento más agitado haciendo que levantara el rostro sonrojándose por tal contacto que tenia aquel hombre hacia su subordinado.

El chico camino hasta aquella cueva entrando ante la vista de todos los que estaban cavando, el chico tomo tranquilamente metiendo la mano en su bolsillo sacando una llave un poco extraña por su forma mientras levantaba la vista hacia varias antorchas que impedían que su rostro se viera completamente, la puerta era una gran puerta gigante, con figuras de hombres alrededor de estas, algunos gritando mientras se veía la forma de el fuego saliendo de esta, en su parte más alta se veía a tres hombres sujetando una gran carta, pero en el centro de la fuerte un extraño símbolo se logro divisar, era un gran circulo cubierto por cuatro más grandes cuatro más pequeños rodeando a unos que tenían forma de lunas, dejando ver varias formas y en el centro un gran ojo que se encontraba abierto, en los cuatro grandes se podría divisar un símbolo realmente extraño, dejando ver algunas agujas saliendo de un ojo circular, y se podrían observar algunas que otras cosas realmente interesantes, en los más pequeños se observaban algunas distintas, como un ave abriendo sus alas, un símbolo con dos círculos en los fondos, un gran rostro de un reptil y un extraño solo con dos lunas a los lados, alrededor de los pequeños círculos que eran cubiertos por una zona negra, pero solo uno de ellos era completamente negros alrededor cuatro formas de llamas, y dos forma de ojos redondos se podría observar alado de los demás, en la punta de cada uno de los círculos grandes y medianos estaban todos los símbolos del zodiaco, desde géminis, hasta capricornio.
El chico adentro la llave lentamente haciendo que un gran viento cubriera por completo el cuerpo del chico, camino lentamente hacia colocarse delante de un gran libro mientras miraba indiferente la tapa, lentamente tomo aquel libro haciendo que un gran viento cubriera su cuerpo, los trabajadores miraban asustados a su jefe pero no decían nada, sabiendo que el chico era tan amargado y tan arrogante que mataba al que quisiera.

—Ethan-sama… eso es peligroso —. Dijo tembloroso el joven detrás de la puerta mirando a un arrogante chico que levanto una ceja al notar cómo era mirado, el chico cayó en el suelo cuando el chico paso a su lado colocando el libro en su cabeza saliendo completamente del lugar donde estaba. — U…usted… —.

La luz reflejo por completo el lugar cuando el chico salió, dejando ver un hermoso y alborotado cabello rubio, que tenía un peinado realmente sensual y dulce, sus ojos rojos rasgados le daban a entender que eran realmente hermosos, su cuerpo cubierto por una camisa manga corta dejando ver sus bien formados brazos de color negro, al igual que su pantalón militar del mismo color cubierto por camuflaje de color gris y una chaqueta de color kaki que se coloco al salir de aquel lugar se hecho hacia atrás su cabello sonriendo arrogante.

—Déjame informarte Isaac, que ciertamente tengo magia —. Comento arrogante caminando hacia su tienda de nuevo tomando un teléfono. — Avísale a mi padre que las encontré… Las cartas “Jigoku” —. Del otro lado del teléfono se escucho a alguien afirmar mientras este sonreía arrogante.

—Valla jefe, eso fue rápido —. Comento detrás de él una vos haciéndolo girar hacia una mujer realmente hermosa con los ojos cerrados dejándolos así mirando interesada al hombre. — existen las 52 cartas clow, pero ahora tienen el nombre de cartas Sakura —. Comento indiferente pero el chico simplemente la ignoraba y se dedicaba a mirar el libro en sus manos. — Pero, solo existen 50 cartas Jigoku —.

—Porque la pequeña y dulce Sakura hizo dos cartas mas que no eran oficiales en la colección de clow, pero no te preocupes que puedo hacer que esas cartas se transforme en una con solo estas —. Comento arrogante sonriendo con una gran sonrisa.

—Eso espero jefecito —. Comento dándose media vuelta mientras giraba de reojo al ver las cartas que él las sacaba lentamente mirando que estaban completamente en blanco.

—Las cartas Jigoku, que roban el poder espiritual de las cartas clow haciendo que de ellas se combinen en una poderosa fuerza abrasadora, quizás si la carta de la luz y la de la oscuridad se juntan pueden hacer la carta del abismo y destruir por completo una ciudad —. Susurro mirando la carta con una sonrisa. — estoy tan ansioso de conocer a la pequeña Sakura-chan —.

______________________________________________________________________


Fuera de una aldea se encontraban varios encapuchados, cuatro de ellos encabezaban la marcha, una pequeña encapuchada, en la mitad de dos encapuchados y uno aburrido delante de estos, mientras que detrás se podían ver ocho encapuchados grandes, mientras que a sus lados delgados y pequeños tres encapuchados mas. Los shinobi se miraron decididos cuando una voz hizo que todos prestaran atención a la encapuchada pequeña mientras se miraban entre ellos.

—Yo seré la líder de esta misión —. Todos asintieron entendiendo a donde quería llegar pero luego levantaron la vista a Kakashi que estaba a su lado. — Y Kakashi-sensei el otro líder —. A todos les salió una gota de sudor mirando al otro encapuchado que suspiro aburrido. — Y Sasuke el otro líder pero no se preocupen él lo es porque sabe a dónde vamos si no, ni por ahí —. Comento restándoles importancia a los chicos que miraron con burla al pelinegro, mientras esta sonreía burlona. — Y Naruto porque no puede estar lejos de mi —. Comento con las manos en sus caderas.

—Bien, ya todos tienen los transmisores, si nos separamos nos comunicaremos por ellos —. Ordeno Kakashi y todos asintieron, se dieron la vuelta y unas pisadas hicieron que todos voltearan a ver a su Hokage.

—Todos ustedes, cuídense que no se sabe que tendrá aquel lugar —. Todos asintieron lentamente y la pelirosa frunció el ceño mientras Sasuke se colocaba a su lado al otro lado se colocaba Naruto y delante de ellos su sensei.

— ¡Go! —. Grito animada la pelirosa comenzando a correr entre los arboles ante la mirada de la Hokage que suspiro y miro hacia donde los 14 ninjas se iban alejando.

______________________________________________________________________

—Orochimaru-sama, encontré la puerta a la otra dimensión, y también he encontrado a gente interesante —. Comento con arrogancia un peliplateado a lo lejos de un pelinegro.





Rol:

Mas Firmas:







Click Me!


avatar
Andre Neko-Dark
Administrador
Administrador

Mensajes 122

Edad 22

Fecha de nacimiento 02/06/1995

Fecha de inscripción 23/05/2010
Femenino
Empleo /Ocio Nada ¬¬


http://www.youtube.com/user/andre02caro1

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.